•  |
  •  |

La esposa del astro brasileño del fútbol Kaká (AC Milan, Italia) dio a luz al primer hijo de la pareja, Lucas, en la madrugada del martes en Sao Paulo, informó el diario O Globo.

La pareja está casada desde diciembre de 2005. Según O Globo, Caroline Celico Leite dio a luz poco después de la una de la mañana en el hospital Albert Einstein, en Sao Paulo, a un niño que pesó 3,590 kg y midió 51 cm.

Nacido en Brasilia, Kaká, cuyo verdadero nombre es Ricardo Izecson dos Santos Leite, jugó en el Sao Paulo FC antes de unirse al AC Milan en 2003.

Kaká fue considerado por la FIFA el mejor jugador del mundo en 2007.

"Kaká" quien obtuvo el año pasado el "Balón de Oro 2007", es una persona de profundo sentir religiosa y ha declarado que al término de su carrera deportiva le gustaría ser "pastor evangélico".

"Me gustaría mucho. Es un recorrido de mucho empeño; hay que estudiar teología, seguir un curso, profundizar en las enseñanzas de la Biblia. Un pastor evangélico lee la Biblia y trasmite sus preceptos", comenta Kaká, en entrevista que publica el mensual italiano "GQ".

Se casó virge

Kaká, que en varias ocasiones ha hablado de su particular forma de ser, declaró haberse casado virgen tras varios años de noviazgo, resistiendo él y su entonces novia las "tentaciones", considera que en la sociedad actual "no es fácil aplicar las cosas escritas hace miles de años".

"Pero ese es el deber de un buen pastor, actualizar las enseñanzas de la Biblia", añade un Kaká que abrazó la religión Evangélica que niega, como se publica en varios sitios de internet, lo haya realizado tras estar a punto de ahogarse en una piscina cuando tenía dieciocho años.

"He crecido con la educación de la Biblia. Ese incidente (caer en la piscina) aconteció en el año 2000, me torcí el cuello y tengo lesionada la sexta vértebra cervical", explica.

Le falta ganar una Copa del Mundo

En lo deportivo, Kaká comenta que le falta "ganar una Copa del Mundo". "Tengo siempre dos ejemplos delante mía: Paolo Maldini y Billy Costacurta (ya retirado y actual técnico milanista). Paolo habría podido decidir cerrar su carrera deportiva en Atenas (última final de la Liga de Campeones), como campeón de Europa; en cambio ha encontrado las ganas de seguir para Japón (mundial de clubes, este diciembre). También yo soy así. Apenas terminada la colección de trofeos, la deseo doblar", declara.

El brasileño considera que a sus 25 años aún tiene "márgenes para mejorar": "Soy consciente de que estoy entre los mejores, pero no he alcanzado el máximo... Saber jugar al fútbol es un don, se nace con él, además es un trabajo. Pero no somos especiales los futbolistas, es así para todos, músicos, pintores, incluso periodistas. Pero hay que aplicarse".

Kaká, al serle preguntado dónde se iría si el Milán le dejase irse, indica: "Siempre he jugado en equipos que pugnan por la victoria. El Sao Paulo, en este sentido, no era distinto del Milán. Por ello, debo elegir Inglaterra o España".

"En Londres me dicen que se vive bien. Barcelona es un espectáculo, en Madrid no hay mar ¿verdad?... Entonces, elijo Londres", añade.

El jugador brasileño, sobre dónde pondrá el "Balón de Oro" si se confirma su triunfo, señala: "No importa donde, lo esencial es que pueda admirarlo en mi casa. Quizás cercano a mis recuerdos más bellos; los deportivos, pero sobre todo los humanos y afectivos".