•  |
  •  |

Un análisis comparativo de las últimas imágenes tomadas por la sonda estadounidense Phoenix en Marte permite deducir la presencia de hielo cerca de la superficie en su suelo ártico, aseguró el viernes la Nasa en un comunicado divulgado en su página en internet.

Pequeños trozos de material blanco brillante "desaparecieron del interior de una zanja donde habían sido fotografiados hace cuatro días (...) y los científicos concluyeron que se trataba de agua congelada que se evaporó al quedar expuesta con la excavación" de la pala del brazo robótico de la sonda, señaló la nota de la agencia espacial estadounidense.

"Tiene que ser hielo", dijo Peter Smith, principal investigador del proyecto Phoenix en la Universidad de Arizona. "Que esos pequeños terrones desaparezcan completamente en pocos días es la evidencia perfecta de que se trata de hielo. Hubo dudas de si pudiera ser sal, pero la sal no hace eso", añadió.

Dodo-Goldilocks

Los trozos brillantes del tamaño de un dado estaban en el fondo de una zanja bautizada por los científicos "Dodo-Goldilocks".

A cuatro semanas de haberse posado en Marte, Phoenix ha recogido partículas de terreno que ofrecen una imagen instantánea de millones de años de existencia del planeta rojo.

Los científicos esperan encontrar, durante los tres meses que Phoenix permanecerá posada en Marte, indicios de la existencia de agua y materiales orgánicos, un hallazgo que significaría que en algún momento hubo vida en el planeta rojo.