• |
  • |
  • END

AFP

El padre de la cantante británica de soul, Amy Winehouse, dijo ayer sábado que temía la “muerte lenta y dolorosa” de su hija, a quien le diagnosticaron un enfisema pulmonar en junio, a no ser que cuide más su salud.

“Podría morir de un enfisema, desgraciadamente. Sería el escenario más probable si no cuida su comportamiento”, declaró Mitch Winehouse a la cadena británica.

Preguntado por las recientes visitas de la cantante a un centro de desintoxicación, Mitch Winehouse respondió: “Mi mayor temor es que no muera de una sobredosis”, sino de su problema pulmonar, “una muerte muy lenta y dolorosa, por asfixia”.

La cantante de 24 años fue hospitalizada en junio por un enfisema pulmonar, una dilatación anormal de los alvéolos pulmonares que afecta principalmente a ancianos y fumadores.

La “diva trash del soul” sale con frecuencia en portada de las revistas por su presunto consumo de estupefacientes.

Mitch Winehouse agregó que su hija dejará de dar conciertos en septiembre, para descansar y escribir un nuevo álbum.