• |
  • |

El corazón se les desbordó. A su corta edad se identifican con el dolor ajeno y decidieron que su cabello debía devolverles la sonrisa a otros pequeños que sufren, al menos ese fue el sentimiento de Paola Andino de 10 años. “Los niños con cáncer sufren mucho, desde que supe de la donación quería hacerlo, lo que más me gusta es poder ayudar a los niños con cáncer”, dice.

Durante ocho horas, las instalaciones de EL NUEVO DIARIO, fueron escenario de un “maratón de amor” en pro de las personas con cáncer. Esta vez, mujeres de los distintos puntos de la capital, y de otros departamentos, donaron su cabello para elaborar pelucas que serán donadas a quienes sufren de ese mal.

El reconocido estilista jinotepino Jeffry Manzanares, realiza esta noble labor desde hace ya cinco años. Según cuenta, después del corte, las cabelleras son sometidas a tratamientos para luego elaborar la peluca, proceso que dura alrededor de cuatro semanas.

Lilieth de los Ángeles Morales Torres, expresó que la decisión de cortárselo fue de momento, “una amiga me dijo: vos tenés el cabello y te lo pueden dejar como vos querés, en cambio otras mujeres ya no lo tienen y lo necesitan, a nosotras nos puede crecer nuevamente”, señaló convencida.

Morales consideró esta labor como una buena iniciativa, “yo lo quería hacer desde hace tiempo, pero creí que lo hacían con el cabello más largo, yo lo tenía a la cintura”, dijo emocionada, señalando que sintió adrenalina y emoción de saber cómo iba a quedar, “volvería a donarlo una vez que me crezca”, puntualizó.
La joven donadora de cabello llamó a otras personas a dejar la vanidad “porque es muy superficial, o a lo mejor quieren pero por miedo a cómo van a quedar no lo hacen, pero los animo a que lo hagan, me gustó como quedé”, puntualizó.

Por su parte, Mayeli Mendieta, dijo que se dio cuenta de la campaña por medio de su hermana, “ayer lo dude, pero pensé te lo vas a cortar y luego crecer, para ellas no es cuestión de vanidad, por eso decidí venir hoy”, expresó.

“Es una experiencia tremenda, toda la vida he tenido el pelo largo, hay va a crecer, hay que ser solidarias, va a volver a crecer y esas personas no tienen ese chance”, puntualizó Mendieta, asegurando que volverá a donarlo, una vez que le crezca.


Pequeñas con gran corazón
Al igual que Paola su hermanita Joaquina Andino, fueron acompañadas por su mamá y se sumaron a la noble causa que emprende END y el estilista Jeffry Manzanares, ambas donaron su hermosa cabellera, hasta donde mamá se los permitió.

Según ellas, donaron su hermosa melena, para poder ayudar y llevar una sonrisa a las niñas o niños que padecen de cáncer, “mi motivación es darle mi cabello a los niños con cáncer que lo necesitan”, expresó Joaquina.

La pequeña Irmary López Urroz, fue la más pequeña de las cuatro decenas de personas que se sumaron a la causa. Ella al ver el ejemplo de su madre, la periodista Mercedes Urroz hace un par de semanas, no dudó en que ella también lo haría, “porque muchos bebés lo necesitan”, dijo con una sonrisa que dibujaba su rostro.

Ellos también apoyaron
Dos caballeros se unieron a esta labor, Byron Corrales, expresó que ya tenía las intensiones de hacerlo “es la mejor opción que miré para el cabello que no iba a necesitar”, enfatizó Corrales, opinando que los hombres que tienen el cabello largo deberían donarlo porque “ellas le pueden dar un mejor uso que nosotros y de verdad lo necesitan”, finalizó.

Alexander Alegría, también un joven entusiasta decidió no solo donar su cabello, sino también entregarlo en muy buenas condiciones, pues desde que supo de la convocatoria decidió aplicarle tratamientos para darlo en mejor estado.