•  |
  •  |

Son la base de la higiene y el cuidado de la piel diaria, por eso un grupo de mujeres de la comunidad La Granadilla decidieron innovar creando sus propias propuestas basadas en sus conocimientos sobre plantas y asesoradas por una organización que les dio la “piedra” para crear lo que ellas nombraron “Caricia de luna”.  

Se trata de cinco tipos de jabones elaborados a mano por dos mujeres, quienes luego de varios intentos, finalmente dieron con la fórmula de las suaves y delicadas propuestas sin olores, a los cuales les atribuyen múltiples beneficios para el cuidado de la piel. Los empacan en corteza de plátano, para crear un look rústico y natural.

Según las indicaciones, cada jabón posee virtudes que se ajustan a la necesidad y demanda de cada tipo de piel, como detalla Reyna Moya, quien junto a Isabel González se encargan de hacer y dar creativas formas, agregándole una función más a su producto: la decorativa. A continuación los detalles:

Jabón de leche y miel
Este es un jabón emoliente e hidratante, regenerador de la piel, exfoliante, cicatrizante y antiarrugas. Posee un ligero aroma y se desliza suavemente sobre la piel provocando la misma sensación. Elaborado a base de leche de vaca, miel de abeja, canela y base de jabón. La canela le aporta al jabón otras propiedades como la estimulante, afrodisíaco y abre el apetito tanto mental, como físico.

Jabón de café
Elaborado a base de café puro de tueste natural, sin azúcares y con todo su aroma. Entre las virtudes que se le atribuyen destacan la de exfoliar e hidratar y combatir las manchas y olores difíciles en la piel.

Jabón de jamaica
Es excelente para eliminar impurezas de la piel, gracias a la combinación de sus ingredientes: flores de jamaica, canela, remolacha, clavo de olor, agua y base de jabón neutro. El toque de canela lo convierte en estimulante y afrodisíaco. Su atractivo color se lo imprime la remolacha, a la cual se le atribuye el color rosado que deja en la piel.

Jabón de cacao
Proporciona hidratación y suavidad, aun al tipo de piel más sensible a la resequedad. Sus propiedades lo convierten en un apropiado jabón de ducha. Está hecho a base de semillas de cacao puras, finamente molidas para una suave y nutritiva exfoliación. Además, el suplemento hidratante de leche le proporciona propiedades antioxidantes y rejuvenecedoras, ideal para pieles secas y maduras y para aquellas que han sido sometidas a procesos de estiramiento, reducción o condiciones climáticas extremas. Los adictos al chocolate ya tienen su propio jabón para deleitar al cuerpo y lo mejor es que no engorda.

Jabón de consuelda
Cicatrizante y exfoliante, además de ser recomendada para evitar la caída del cabello, por lo que puede ser utilizado como shampoo, también.

 

Sobre sus creadoras:

“El colectivo de mujeres campesinas, emprendedoras, inició en 2003, con recursos propios, empacando arroz, frijoles, pinolillo y miel para venderlo a los turistas que visitan la casa comunal “La Granadilla” donde laboran. A partir del 2006 empezaron a fabricar de forma artesanal mermeladas y los jabones naturales “Caricia de Luna”.   Seis mujeres se involucraron en este proyecto y hoy solo dos han perseverado. “Cuando compran un producto hecho por nosotras, no solo nos ayudan a cumplir nuestro sueño, sino a estimular a otros grupos para emprender otras iniciativas”, es el lema de sus creadoras.

Los jabones son distribuidos en hoteles de Granada y San Juan del Sur, donde tienen gran demanda por su origen natural.