•  |
  •  |

La elección de Brett Ratner como productor de los Oscar tenía por meta revolucionar esta venerable ceremonia a la búsqueda de un público más joven, pero tres meses más tarde de su nombramiento el realizador de Hora punta o Un golpe de altura está en boca de todos después de afirmar públicamente que “los ensayos son para maricones”.

Sus declaraciones están a tono con la personalidad de Ratner, alguien conocido por su labia tanto como por su talento para producir taquillazos además de su capacidad de organizar buenas fiestas en Hollywood con una lista de amigos que incluía a Michael Jackson, Marlon Brando o Lindsay Lohan. Sin embargo, la ofensa pronunciada el pasado fin de semana por este heterosexual también conocido por sus conquistas (la tenista Serena Williams o la modelo de Playboy Alina Puscau entre otras) le asestó un doble golpe mortal procedente de aquellos indignados por su insulto hacia el colectivo homosexual y de quienes se sintieron heridos por el desdén en sus palabras al proceso actoral.

“Las palabras son importantes”, declaró Ratner en una carta abierta a la industria del espectáculo en la que el martes ofreció sus disculpas y su dimisión. “He recibido una bien merecida reprimenda de mucha gente que admiro en esta industria por las estupideces dañinas que dije en una serie de apariciones en los medios de comunicación”, añadió el realizador. En la misma misiva Ratner anticipó que centrará sus futuros esfuerzos en luchar contra el abuso verbal perpetuado de manera continua en la cultura popular.

Esa será su cruzada personal, pero la Academia tiene otros problemas más acuciantes entre manos, ya que la marcha de Ratner deja la 84 edición de los Oscar compuesta y sin productor a poco más de tres meses de su celebración el próximo 26 de febrero.

Fuente: elpais.com