•  |
  •  |

Oriunda de Alemania pero radicada de corazón en Nicaragua, Viviana Nissen es la más ferviente y autodidacta ilustradora en madera de casi 300 obras en honor a la Santísima Virgen María y parte de ellas se exponen por primera vez al público en la inauguración de los tradicionales conciertos navideños que organizó Camerata Bach y que iniciaron este primero de diciembre en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío.

Es precisamente el corazón de la madera su máxima inspiración para consolar su alma ante la tragedia y determinar cómo dibujará el pincel cada imagen divina. “En 2008 asesinaron a mi hijo y regresando del aniversario de su misa de mes vi un tronco que ambos habíamos recogido para hacer un busto tallado. En la misa se nos habló de la Virgen de Guadalupe y al ver el tronco imaginé a la virgen pero muy jovencita y fue la primera que pinté”, recuerda nostálgicamente Viviana.

Comenzó pintándola sobre madera de mar que encontraba en las costas de la playa, luego su destreza se amplió con madera de comején debidamente tratada, Cedro, Ñámbar y ahora, Guayacán.

“Desde chavala me gustaba pintar frutas y mercados y en Guatemala hasta gané un premio, en Quetzaltenango, tomé clases de  carboncillo y plumilla, luego las dejé, también hice Joyería, manualidades, pero nunca rostros, siempre he tenido una gran atracción hacia Cristo y la Virgen, ahora veo la madera y me lo imagino, creo que es un don que adquirí y voy mezclando todo lo que voy aprendiendo”, relata Viviana.

El uso de técnica mixta le ha permitido poder combinar su intuitiva creatividad con acrílico, hojas laminadas, pinturas metálicas, traslúcidos, troquelado, lienzo sobre madera, traslúcido encima de acrílico hasta experimentar Pastel  seco sobre madera de Cedro.

La desbordada imaginación de Viviana Nissen la ha llevado a decorar todas las mesas, estantes y paredes de su Casa Hotel ubicada en San Marcos, Carazo. “He tenido propuestas de Estados Unidos, a quienes les gustó mi estilo sin escuela y me propusieron decorar hoteles 10 estrellas pero sentí que la Virgen me dijo que no y que siguiera con ella, pinto lo que siento y a veces sumamente Naif. Es grandioso dar a conocer mi obra, agradezco la oportunidad y el honor de hacerlo por primera vez en el Teatro Nacional”.

En la exposición que se ha llamado “Arte sacro pintado en madera”, encontramos a la Virgen en la advocación de La Concepción, Guadalupe y del Carmen en miniaturas o bien en Cajas para guardar La Biblia, troncos de pie y enmarcados que juntas son parte integral de esta expo-venta que estará disponible hasta el 17 de diciembre en los distinguidos salones del Teatro Nacional Rubén Darío.