•  |
  •  |

Sobre los cimientos que él ya había forjado, progresa el proyecto de un museo en memoria al cantautor nacional Salvador Cardenal (q.e.p.d), mismo que fue preinaugurado el sábado 10 de diciembre, en medio de una velada artística que evocaba una especie de mensajes dirigidos a su espíritu, informándole que una de sus tareas pendientes está por concluirse.

Son detalles los que faltan, como pudimos constatar en una visita guiada por Katia Cardenal, quien se ha encargado de continuar el sueño de su hermano, sumando cómplices que le han arado el camino.

El museo, es una especie de santuario en medio de la naturaleza, construido en tributo al “guerrero del amor” a base de detalles simbólicos. Un ejemplo es la figura que da la bienvenida en la entrada del museo, un dibujo creado por el mismo Salvador, reproducido en hierro como logo del templo del cantautor.

Las verjas que simulan una selva de hierro y que resguardan la colección de piezas precolombinas atesoradas por el cantautor en sus múltiples visitas a la Isla de Ometepe y la Isla Zapatera en un trayecto de 25 años, fueron ideadas por el propio Cardenal. Los muebles que en esa sección se aprecian, los dejó hechos. Sobre estos trazó su marca de artista plástico, convirtiéndolos en su lienzo.

Esta sala representa el cimiento de este sueño, que por los momentos abrirá sus puertas para actividades puntuales previamente calendarizadas, como lecturas de cuentos y conciertos, según detalló Katia, quien se ha planteado como meta, abrir de lleno oficialmente el ocho de marzo, al cumplirse un año más de su partida.

El museo también tiene una sala biográfica compuesta por recortes de periódicos y revistas que narran la evolución y trayectoria de su carrera. Además de fotos especiales, cuyo contexto reflejan preferencias y gustos de “Boyoi” como le llamaban sus amigos cercanos. En la misma sala exponen sus premios y trofeos acumulados en su exitosa carrera, así como los discos que los hicieron posible.

No podía faltar el toque verde, por lo que el museo está rodeado de naturaleza viva. La mayor parte de los árboles grandes, fueron sembrados por el mismo Salvador Cardenal, quien abrazó la causa de hacer conciencia hacia el cuidado de nuestro medio ambiente. En planes está aun crear un vivero para conservar la naturaleza, espacio perfecto que aprovecharán en función de fomentar el arte y la cultura en los niños.

De acuerdo a Katia Cardenal, contemplan que este sea un espacio de ambiente familiar que abrirá de día y contará con actividades didácticas para niños. Asimismo, inaugurarán un cafetín ambientado con música del guardián de la naturaleza.

El escenario no está allí de adorno. Este fue uno de los detalles que dejó inconclusos “Boyoi” y que contempló con la idea de abrir un espacio gratuito para apoyar a los colegas artistas nacionales en la promoción de su música. De igual forma, como un sitio donde pudieran ensayar, ya que pocos hay y muchos los necesitan.

Con el Museo de Salvador Cardenal a solo pulir detalles, Katia Cardenal salda una deuda con su hermano, misma que asumió luego de su partida y que incluía sacar el disco “Tuyo lo que soy” y “Verde verdad”. Luego le quedaría pendiente la publicación de un libro con 100 canciones para tocarlas en guitarra, como recuerda.