•  |
  •  |

Como una unión que debe existir entre los ciudadanos de Nicaragua y Costa Rica, Luis Guillermo Fournier Soto, escultor costarricense, ha decidido plasmar a través de sus obras, el tema de la inmigración, la tolerancia y las condiciones que enfrentan estas personas en tierras extranjeras.
Un ejemplo al respecto es “Partir: fenómeno transcultural”, una escultura tallada directamente sobre madera de jenízaro, que “refleja y comunica el complejo emotivo de silencio, memoria e incertidumbre” que viven los inmigrantes.

 “Mi motivación de crear estas obras radica en el conflicto que hay en Costa Rica de ver a la migración como un problema, sin percibir que detrás de los inmigrantes hay un aporte…  los pueblos que emigran son los que se mezclan y aportan a la cultura, expresó Fournier. El objetivo de “Partir”, es integrar a las naciones y que los costarricenses entiendan el fenómeno migratorio desde una perspectiva transcultural.

“Son las mujeres que veo en Costa Rica. Para mí la mujer nicaragüense es la que lleva en las espaldas a este país (Nicaragua), en mi país (Costa Rica) veo más mujeres que hombres trabajando, por eso hago un homenaje a la mujer nicaragüense y a los inmigrantes en general, por el valor de dejar su tierra hacia un lugar que no saben qué les deparará”, concluyó el artista.