•  |
  •  |

En Granada se desarrolla la VI Feria Nacional de la Asociación Nicaragüense de Criadores de Caballos Pura Raza Española, que se realiza en los últimos cuatro días de enero, todos los años, y hay una importante participación del istmo centroamericano, Panamá y España. El evento arrancó ayer, y finalizará el 29 en el Cocibolca Jockey Club de Granada, dedicado a Luis Castell, famoso criador de caballos Pura Raza Española.

El presidente de dicha asociación, Ismael Reyes Mejía, destacó que se han inscrito unos 136 ejemplares, cifra que viene superándose cada vez más, gracias a la calidad y el reconocimiento nacional e internacional.

“Contamos con la asistencia de más de 50 personas españolas: autoridades de la Asociación Nacional del Caballo Pura Raza Española, Ancce, con sede en España), jueces de categoría internacional e invitados de nuestro homenajeado, Luis Castell”, dijo.

El 26 en la feria compitieron las hembras, hoy 27 los machos, mañana se realizará el Show de Cortijo El Rosario de Piero Coen y el 29 finalizará con el show del Rancho Yeguada Majaloba del señor Reyes.

Los caballos compiten en cuatro categorías. La primera es la de potrillos en edades de 0 a 6 meses, de 6 a 12, y de 12 a 18 meses; categoría joven de 18 a 24 meses,  24 a 30, 30 a 36 meses; categoría Sobre Silla o Proceso de Doma que es de 36 a 42 meses, de 43 a 48 y de 49 a 54 meses, y la última es la de adultos que abarca a partir de los cinco años.

Luego de escoger al ganador de cada categoría, compiten todos los ganadores, el que gane no importa de cual categoría sea, será el gran campeón de la feria.

“La competencia consiste en escoger al mejor caballo, ya sea macho o hembra, los jueces dan la puntuación dependiendo de las características que posea. Por ejemplo, se escoge la morfología, esta tiene que ser perfecta. Todas las características del caballo español deben estar representadas en el caballo que compite. Los machos deben ser muy masculinos, con espalda fuerte, dorso no tan curvilíneo ni tan recto, orejas perfectas, con cuello fuerte. Las yeguas deben ser muy femeninas, finas, cascos bellos, pelo brillante y sano”, explicó el doctor Milciades Castellón, integrante de la Asociación Nicaragüense de Criadores de Caballos Pura Raza Española y propietario del Rancho Castellón de la Playa.

La alimentación y el entrenamiento de los caballos Pura Raza Española es semejante a la de un atleta, se les alimenta y ejercita diariamente a una hora específica, y además, tienen una dieta balanceada para que tengan una morfología fuerte y sana.

Según Castellón, lo indicado es darle 12 libras de concentrado en el día, 4 libras en cada tiempo de comida, más 20 libras de heno. Es preferible que el desayuno sea a las 5:30 de la mañana y a las ocho se empiece la serie de entrenamiento y ejercicio de doma que puede durar  30 o 40 minutos, para que después los bañen con shampo  especial y se sequen totalmente desde los cascos hasta el linaje, mientras los cuidadores cambian el agua, limpian la cuadra y ponen la paca, y hasta que están totalmente secos los meten en su cuadra.

“El entrenamiento consiste en sacar al caballo al picadero para que anden sueltos, el entrenador lo lleva sin silla a dar unas vueltas, lo calienta, y luego le pone la silla y lo hace cabalgar para que se relaje, continuamente lo  hace trotar y es entonces que empieza a sudar, así promueve el fortalecimiento de los músculos.

Yo recomiendo entrenarlos cinco días a la semana, de martes a sábado, porque a veces los domingos salen a las hípicas; su día de descanso es el lunes”, expresó Castellón.

Las razas más comunes que hay en Nicaragua, son El Pura Raza Española, Iberoamericano y Peruano. También se encuentran las razas Cuartos de Milla y la Fresones.
“El Caballo Pura Raza Española es alto, grande, elegante, con movimientos menores; el Iberoamericano es una raza que estamos formando para hípicas es más movido, más brioso, más vivo en sus movimientos y en el trote; el Peruano es un caballo de paso fino para recorrer y que el jinete no se maltrate, no es caballo para desfile ni exhibir”, comentó Castellón. En Nicaragua, los criadores de caballos se enfocan en la formación de caballos Iberoamericanos, con el apareamiento de Pura Raza Española machos, con Iberas. “Se trata que el caballo Iberoamericano conserve la belleza, inteligencia y movimientos del Pura Raza Española pero con el brillo y la vivacidad del Ibero”, concluyó Castellón.

Con la colaboración de Ingrid Duarte.