•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Breve pero intensa, así fue la actuación que ofreció esta noche en Madrid el cantante de origen cubano Pitbull, quien puso a bailar a los asistentes al ritmo de los temas que conforman su último trabajo, "Planet Pit", que combinó con éxitos discotequeros como "Ai Se Eu Te Pego", de Michel Teló.

Con las entradas agotadas desde varios días atrás, alrededor de diez mil personas abarrotaron el Palacio de Vistalegre, que presentó un enorme despliegue de luz y sonido entorno al escenario de doscientos cincuenta metros cuadrados instalado para la ocasión.

Pese a este espectacular montaje, el coso taurino reconvertido en recinto de conciertos evidenció, una vez más, su deficiente calidad acústica, un hecho que no impidió el disfrute de los seguidores que acudieron fieles a su cita con Pitbull.

Impulsor de un sonido propio con destellos de reggaeton, rap y dance, el cubano es el responsable junto a Jennifer López de que "On the floor" se convirtiese en el tema que más descargas de pago registró el año pasado, 120.000 según Promusicae.

Mientras, "Give Me Everything", original de Ne-yo, Afrojack y Nayer, lideró en 2011 la lista de canciones más emitidas en la radio española.

Antes de que arrancase la actuación estrella de la velada , caldearon el ambiente el locutor de Europa FM, Jonathan Castilla; el encargado de la ambientación musical de "El Hormiguero" y "Otra Movida", dj Valdi; el barcelonés Quique Tejada y la mallorquina Ethernity, una de las promesas del dance español.

A todos ellos se unió el artista sueco-congolés Mohombi, que a sus veinticinco años acumula más de cien millones de visitas en Youtube. Autor de éxitos como Bumpy Ride o Coconut Tree, abandonó el escenario minutos antes de que subiese a él Pitbull.

Gritos, brazos en alto y el brillo de centenares de flashes en la oscuridad anunciaron su aparición, la segunda en nuestro país tras estrenarse el jueves en el Palau Olímpic de Badalona, donde acudieron diez mil de sus seguidores.

La histeria colectiva se materializó con los primeros acordes del inconfundible "Hey Baby", el primero de los aciertos de un repertorio que transcurrió entre altibajos.

Así, mientras sus canciones más radiadas desataron la euforia en Vistalegre, las menos conocidas fueron recibidas con cierta indiferencia por parte de una grada sedienta de "superventas".

Una situación que se vio agravada por la mala calidad del sonido de un auditorio que ahogó los ímprobos esfuerzos de una enérgica banda, compuesta mayoritariamente por elementos electrónicos y de percusión.

Pese a todo, la revisión de "hits" como "Hello", del francés Martin Solveig; "Ai Se Eu Te Pego", popularizado por el futbolista brasileño Neymar; o "Danza Kuduro" hicieron olvidar cualquier carencia técnica.

"¿En Madrid hay locura?", grito el cantante de raíces cubanas, quien demostró en todo momento una gran entrega, bailando de un lado a otro y dirigiendo constantes guiños a las primeras filas, donde ondeaban algunas banderas del estado caribeño.

"Hotel Room Service", "Bon, Bon" y "I Know You Want Me" sonaron con especial energía, convirtiendo el coso madrileño en una pista de baile que poco a poco se iba despidiendo de un cantante que demostró su eclecticismo introduciendo algunos segundos de "Smells Like Teen Spirit", de Nirvana, y "Sweet Child O' Mine", de Guns N' Roses.

Con el público saltando al unísono y muchas ganas de fiesta todavía en el ambiente, Pitbull abandonó el escenario una hora y media después de comenzar el show, tras agradecer el apoyo recibido en su primera gira española, que dio de este modo por finalizada.