•  |
  •  |

“No solo fue la representación de nuestra querida Nicaragua sino de Centroamérica”, festeja orgulloso con diploma de mención especial en mano René Jaime, Director del Ballet Folclórico Macehuatl.  El sonido de instrumentos como el   bombo, el cununo, la guasa, las maracas y los cantos; el colorido vestuario, el maquillaje y el magnífico espectáculo de ritmo y movimientos que trascienden el arte de la expresividad de 45 representaciones mundiales deslumbraron por las calles de la Ciudad de Esmeralda en el Ecuador. Al que fueron invitados por el embajador de Ecuador en Nicaragua, Antonio Preciado, 12 integrantes del Ballet Macehuatl y la marimba Flor de Pino.

“Nos destacamos en Ciudad Esmeralda por la sonoridad y la musicalización de nuestra marimba, es completamente diferente al resto de países. Y por supuesto deleitamos a los miles de asistentes con la vistosidad y el colorido de nuestros trajes, fuimos delegados  especiales”, enfatizó René Jaime Orozco.

Para estos embajadores de la identidad y la riqueza cultural nicaragüense conllevó una responsabilidad, pero ante todo un orgullo “para nuestro país, siendo tercermundistas, el legado cultural de nuestros ancestros es rico y eso lo demostramos en Ecuador”. Según René Jaime, en 43 años de Fundación el Ballet Macehuatl ha participado en festivales internacionales de todo el mundo desde la antigua Unión Soviética, Europa, Centroamérica y Asia.