Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

A través de la Embajada de la República Argentina en Nicaragua, la Biblioteca Nacional de aquel país, representada en la persona de su director, el colega Horacio González, hizo llegar para nuestra Biblioteca Nacional de Nicaragua 24 libros publicados por la Biblioteca Nacional de Argentina durante el año 2007.

Once de los 24 libros fueron publicados como parte de la Colección Bicentenario, por el sello editorial Libros del Zorzal, editados en formato de libro de bolsillo o miniaturas literarias con el pretexto de que… “alguien inventó los libros de bolsillo, fruto de las condiciones del lector de las grandes metrópolis, pero también de lo que merece perdurar de la literatura…”.

Los 13 libros restantes son publicados bajo el sello editorial de Ediciones Biblioteca Nacional, para integrar las colecciones de Los Raros, Reediciones y Antologías, Libros de Música, y la de Ensayos y Debates.

Cada obra, como parte integrante de una colección más amplia, se propone, como en el caso de la Colección Los Raros, “interrogar los libros clásicos argentinos que han corrido la suerte de la lenta omisión que trae el tiempo y el olvido de los hombres”.

Por otro lado, en su prólogo a la Colección Libros de Música, Horacio González afirma que los libros “invitan a reflexionar sobre la música cuando la sobrevuelan las pasiones de la escritura”.

En suma, la colección de libros editados por la Biblioteca Nacional de Argentina abordan diversas temáticas que van desde ensayos filosóficos, los conflictos y luchas sociales, historia e historiografía argentina, pasando por la estética y crítica musical, incluyendo naturalmente la música argentina, ensayos sobre los medios de comunicación, hasta la narrativa, novela y teatro argentino.

La literatura latinoamericana no puede faltar, y entre los temas y títulos presentes en esta colección se encuentran Diarios bolivarianos, que son registros y reflexiones sobre las luchas independentistas conducidas por Simón Bolívar; el Esquema de una explicación de Chaplin, de José Carlos Mariategui, en los que interroga las cuestiones de la identidad americana, la tradición nacional y el valor de las vanguardias; el Emerson y Whitman, de José Martí, en los que el autor modernista encuentra rastros de un americanismo vitalista libertario, que coinciden con los trazos profundos de su propia empresa.

Encontramos también una compilación de proclamas, documentos y poesía de Bartolomé Hidalgo y José Artigas; los Ejercicios populares de la lengua castellana, de Domingo Faustino Sarmiento, en el que se afrontan las polémicas del siglo XIX sobre el idioma castellano y las posibilidades de adaptarlo a los hablantes americanos, sobre la base de que las independencias nacionales tenían que ser coronadas por normas idiomáticas propias.

La colección incluye también entre otros, a Paul Groussac, historiador y crítico literario argentino de origen francés, con La vida de la Carabela y El proceso de Osorio, sendos relatos de sucesos del viaje de Pedro de Mendoza hacia el Río de la Plata; Textos de la igualdad, de Juan José Castelli, Mariano Moreno y Bernardo de Monteagudo, en donde se documenta una época de convulsiones fundadoras, de aspiraciones profundas de una generación que se vio arrojada a crear una nación.