•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Veintiún pinceles y espátulas envueltos en la magia de la policromía dicen presente esta noche en la segunda Expomujer y arte, una muestra tan variada en técnicas como en temáticas, sin perder la perspectiva de que tiene como propulsor la sensibilidad, la fuerza y la esencia femenina.

El placer de conversar con la mayoría de estas artistas fue la puerta para penetrar los símbolos y los signos de cada composición y de cada trazo que revelan mucho de ellas.

Aunque en esta ocasión doña Kathy de Belli presentará unas ñambiras en homenaje al pintor chileno Carlos Vega, esta artista que se inició en la pintura como terapia para paliar un problema de salud, no deja a un lado su pasión por pintar flores, particularmente las orquídeas.

Mientras, Laura Báez, en exposiciones anteriores, ha sorprendido con la ilusión óptica producida al tapizar sus cuadros con telas en movimiento. Ahora sigue tras el ir y venir de las formas y esta vez apuesta con el fuego, elemento que le encanta “porque tiene un origen mítico, además es destructor y dador de vida a la vez”.

La pintora jinotepina Silvia Zúñiga se une por primera vez a esta muestra. Amante del óleo porque es de una nobleza increíble, expondrá cuadros en los que “voy a mostrar hornos y puertas, y en conjugación con el fuego de Laura en mis hornos se logra la transformación del trigo o del maíz”.

Por otro lado, el valor de la amistad, de gran trascendencia para las mujeres es retomado por María René Pérez. “El tema de las amigas es una serie de cuatro cuadros alusivos a la mujer, porque todas tenemos amigas aunque no se nos parezcan, cada una con su personalidad complementa a las demás”, compartió.

Sevillanas, ajos y cayos
Por su parte, Karla Cecilia Rodríguez nos invita a España, porque “mi tema sigue siendo la sevillana, además de las corridas de toros.

El año pasado hice un fragmento de la parte de un vestido, ahora pinté una mujer completa en alusión a nuestro mes y la hice con fuerza, color y expresionismo abstracto”.

Y doña Rosa Carlota Tünnermann nos lleva hasta la cocina para seducirnos con la inigualable sazón del ajo. “Procuré en este ejercicio regresar un poco a lo clásico para ejercitarse en estos ajos, lo que quise fue sacarle volumen y contraste de color hasta lograr conformar con tres ajos un conjunto agradable”, justificó la artista.

Siguiendo con la variedad temática nos encontramos con la poeta Luzmarina Acosta, quien se dejó seducir por “Cayo Perla”,  “un lugar del que me quedó en la retina el color diferente de ese pedacito de nuestra Nicaragua y quise ejercitar ese color y traerlo al Pacífico, porque el cielo, el mar y la arena son diferentes, solo ahí se encuentran”.

Claudia Fuentes de Lacayo también forma parte de este ramillete de talentosas mujeres, y adelantó que insistirá con la cerámica. “En la última exposición traté de sacar los dibujos de la cerámica para ponerlos en cintas y esas cintas las expuse solas, pero ahora traigo otras mezcladas con cerámicas”, manifestó.

Esculturas, tejados y torrente sanguíneo
Siempre extrovertida y jovial, doña Ilse Ortiz de Manzanares llega con lo que ella da por llamar cuadros modernos; sin embargo, hará gala de su versatilidad  y también expondrá escultura.

“En la escultura voy fragmentando, y en pintura siempre traigo el reclamo de la educación para los niños, porque la persona que no tiene educación no tiene libertad, hay que educarlos para que sean libres de elegir lo que quieran en la vida”, dijo.

Y de las esculturas de doña Ilse pasamos a la obra de doña Giovanna Serrano, quien manifestó que sigue trabajando la naturaleza, “continúo con las flores pero no es una naturaleza clásica ni estática sino un poco imaginativa y en cierta manera eso es por la predominancia de los colores, siempre con algo de magia”.

Y de Granada, María Antonieta Lugo hace un homenaje a los tejados de esta ciudad colonial. “Quise retomar la técnica del arte matérico de los años 60, cuando se utilizó mucha textura al óleo. Mi tema es granadino porque es una ciudad que adoro y me encanta”.

Y finalmente, Torrente sanguíneo es un collar a base de semillas de elequeme y “tienen una forma que me suscitan glóbulos rojos y cuando armaba la composición que es bien estrecha también simula como una vena”, refirió Erica Mierisch acerca de sus cuadros.

Hay de todo para todos, porque también las demás pintoras que conforman este grupo llevan propuestas exitosas y excitantes, así como las que apuestan por el arte sacro y conservador.

Tome nota:

Expomujer se inaugura hoy a las 7:00 pm en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica.