•  |
  •  |
  • AFP y elnuevodiario.com.ni

Eunice Shade es de las pocas escritoras nacionales invitadas en reiteradas ocasiones a intercambios culturales y literarios. Y en esa línea, ya tiene sus obras empacadas porque a las tres de la madrugada del lunes emprenderá la travesía hacia Argentina, donde participará como invitada al “Encuentro de jóvenes escritores hispanoamericanos”.

Eunice no pudo ocultar la satisfacción que le da esta invitación, ya que le permitirá mostrar sus cualidades y a la vez someterlas al juicio de los lectores argentinos, que dicho sea de paso, son de los más exigentes en Latinoamérica.

“Me escribieron de Buenos Aires, la Capital del Libro, de la Unidad de Proyectos Especiales, para decirme que quieren a nueve escritores para que estén una semana allá y participen en debates y mesas sobre el mundo literario actual. Sobre lo que se está escribiendo y estamos haciendo”, compartió sobre esta convocatoria.

Recorrer, vivir y sentir Buenos Aires durante una semana no será solo una oportunidad para conocer esta ciudad ni un viaje meramente de debates y exposiciones, sino que los organizadores están “retando” a los nueve invitados a escribir un relato de no ficción sobre la ciudad, el que será publicado en una antología por el Ministerio de Cultura de la urbe.

“Estoy muy contenta y espero que Dios me bendiga para hacer un buen papel y dar lo mejor de mí, porque experiencias como esta me ayudarán a seguir mejorando la escritura”, aseveró.

De sus obras
Escritos pueriles presagiaron el ingenio creativo que estaba en ciernes. Lejos de aquellos tiempos de colegio en los que poco a poco fue aprendiendo y desarrollando el arte de escribir, Eunice Shade hoy día es una reconocida escritora cuyo talento ha copado espacios internacionales importantes.

Sin embargo, a pesar de los méritos obtenidos y de que pronto presentará su tercera obra, la poetisa y narradora considera que todavía le falta aprender y seguir cultivándose. Y es que su preocupación por pulir y encontrar un estilo propio la ha llevado a exigirse desde siempre y a ensayar mediante diversos ejercicios literarios todas las posibilidades para lograr envolver a los lectores en versos y enunciados de calidad.

Esa búsqueda la ha involucrado en proyectos como la revista de sus tiempos de universidad llamada El pozo del Paroxismo; también su acercamiento a la práctica radial a través de un espacio dedicado a la filosofía y la literatura, sin olvidar su paso por Literatosis.

“El texto perdido” es su primera obra y fue publicada en 2007. La calidad y aceptación del público han hecho que este compendio de narrativa ya lleve dos ediciones. No obstante, Shade no se conformó con este peldaño y al año siguiente se armó de versos y figuras literarias para emprender camino “Escalera abajo”.

“Espesura del deseo”

“Este año ha sido bien hermoso y lleno de buenas noticias, porque ya en dos días sale de imprenta mi nuevo libro, “Espesuras del deseo”, y quiero aprovechar para agradecer a David Ocón, Freddy Quezada y al doctor Alejandro Serrano Caldera por haberlo leído y tomarse la molestia de hacerme comentarios que valen mucho para mí”, refirió acerca del libro cuya publicación fue posible gracias al apoyo del PEN Internacional-Nicaragua, a través del poeta Juan Carlos Vílchez.

Acerca de esta nueva obra, Shade dice que es un libro de ensayos y otros experimentos, porque son ensayos (valga la redundancia) creativos que están “divorciados” de los meramente académicos, porque ha querido hacer algo diferente, “siguiendo un poco mi intuición y las técnicas o procesos de razonamiento y exploración que le debo a los artistas contemporáneos del país, Raúl Quintanilla y Patricia Belli, de quienes he aprendido el arte de la reflexión sobre el trabajo que uno se plantea”.

Con el desafío de destacar en Buenos Aires, Eunice finalizó agradeciendo  a Dios y a quienes han creído en ella y destacó su deseo de “seguir aprendiendo más y continuar cultivando la escritura con humildad, disciplina y entrega, que creo son los ingredientes necesarios para lograr un buen trabajo”.