•  |
  •  |

“Erase una vez una linda gaviota llamada Pablo Gaviota, que viajaba a lugares desconocidos, se había ido lejos de los suyos porque estaba cansada de las costumbres de su manada, era muy distinta y especial a las demás gaviotas… ”

Así empieza “Las aventuras de Pablo Gaviota”, una historia a través de la que María Dolores Acosta Blandón, una jovencita de 15 años, nos lleva a escudriñar el mundo de la contaminación ambiental mundial, mediante el vuelo de un ave por los diversos continentes, y cuyo mensaje está dirigido a hacer conciencia acerca de que todos estamos llamados a marcar la diferencia en cuanto a la protección de la naturaleza.

Ayer, en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica se dio cita la generación de escritores en ciernes que participó en la convocatoria hecha por la Embajada de Colombia para el “II Concurso para niños y jóvenes escritores nicaragüenses”, que logró reunir a 48 estudiantes de los diferentes distritos de Managua.

“Este concurso tenía como tema el calentamiento global como fenómeno derivado de diversas situaciones, estuvo a cargo del escritor colombiano Alonso Restrepo, quien a través de talleres ayudó a los niños y jóvenes a debatir el tema y reflexionar, asimismo les indujo a dilucidar la importancia de la detección y evaluación de los factores que incrementan el calentamiento global, para desarrollar actividades preventivas, impulsándolos a convertirse en gestores de cambio”, manifestó la embajadora de Colombia en Nicaragua, señora Luz Stella Jara Portilla.

En la ceremonia de premiación estuvo presente el arquitecto Luis Morales Alonso, codirector de Cultura, quien manifestó que leyó algunos cuentos y que le impresionó particularmente el de la escritora ganadora, porque “nos habla de un ave viajera que no aspira a volar más alto sino más lejos, en relación con la libertad del arte y la libertad creadora”.

Asimismo, Morales considera que los niños y jóvenes que participaron en la convocatoria deben continuar desarrollando su creatividad, no solo con el tema del medio ambiente sino que también deben explorar nuestra cultura y tradiciones, para sentirse orgullosos de esas cosas que nos hacen únicos como nicaragüenses. “Los invito a que continúen escribiendo y soñando, porque venimos con la misión de cambiar las cosas, hay que soñar y hacer los sueños realidad, para mejorar el mundo”, increpó el artista plástico.

Una elección difícil

Según palabras de los organizadores, el jurado, integrado por  el escritor colombiano Alonso Restrepo, la psicóloga Margarita Correa y el escritor nicaragüense Pierre Pierson, no tuvo una tarea fácil, porque había muy buenos cuentos. Sin embargo, evaluando originalidad, creatividad, estilo, estructura argumental y contenido, decidieron premiar la obra antes señalada  y otorgar seis menciones especiales, más premios para el segundo y tercer lugar.

Kevin Valle recibió el estímulo correspondiente al ganador del tercer lugar, por el cuento “El pueblito limpito”, mientras Marcial Berríos con su narración “La migración de la familia oso”, obtuvo el segundo puesto.  Las seis menciones especiales fueron para Alejandra Marcela Dávila, Ana Paula Guevara, Aracelly Altamirano, James Marcelo Medina, Steven Alexander Mena y Sarina Fabiola Gómez.

END publicará los cuentos

EL NUEVO DIARIO fue uno de los principales patrocinadores de este concurso y en su afán de promover la educación ambiental y premiar el talento joven publicará a partir del siguiente número de la sección Cultural, los tres cuentos premiados y las seis menciones especiales. Asimismo, cabe resaltar que ya está circulando un volumen que contiene la obra de todos los noveles narradores que fueron parte de este certamen.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus