•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Los alrededores de la vía estaban atestados de vendedores cuyo grito anunciando sus productos era absorbido por la  mezcla de samba, punta, calipso, palo de mayo, son de toros, polka, mazurca y salsa, que se apoderó de La Plaza de las Victorias, durante la celebración del Carnaval Alegría por la Vida, en el que más de cien comparsas  provenientes de toda Nicaragua actuaron ante la mesa de jurado con el objetivo de convencerles de que eran la mejor representación del género carnavalesco.

Este espectáculo fue una pasarela en la que no hubo cánones estéticos ni moldes inquebrantables, todas las morfologías humanas se condensaron en una masa kinésica excepcional. Caminar entre esa amalgama de compases invitaba a ser seducidos por el ritmo para ejecutar uno que otro movimiento danzario, mientras la vista se deleitaba en la policromía de los trajes cuya gama de tonalidades no conoce la sobriedad.

Ver los atuendos utilizados por cada una de las comparsas exige reconocer el ingenio, la creatividad y sobre todo el esfuerzo de los participantes. Hubo muchas cuyos trajes ostentaban bellas y coloridas plumas, penachos excepcionales, diseños soberbios y elegantes. Otras, en cambio, salieron acorazadas por las ganas de dejar fluir el ritmo que corre en sus venas  y se presentaron con modestas confecciones, que no les impidieron lucirse.

La mayoría de comparsas fueron acompañadas por las tradicionales bandas rítmicas, no obstante, otras echaron mano de la tecnología y prepararon sus popurrí musicales en CD y los “lanzaron” al aire a través de altoparlantes que transportaban en vehículos.

Costa Caribe presente

Sin lugar a dudas, entre las presentaciones más aplaudidas estuvieron las de los grupos originarios de la Costa Caribe, región a la que se le dedicó el carnaval 2012.

Entre lo más gustado nos encontramos con la comparsa “Los legendarios de Old Bank”, integrada por hombres y mujeres de avanzada edad cuyos movimientos dejan en ridículo a cualquier joven que no lleve por dentro la esencia del baile. Simplemente, increíble ver cómo realizan los más osados contoneos desafiando el peso de los años.

Hubo lágrimas

Si bien el carnaval celebra la vida, en esta edición no todo fue algarabía, puesto que una comparsa llegó con el rostro sonriente y el alma triste, porque su director falleció recientemente.

“Así es Nicaragua” es el grupo originario de Ciudad Sandino, que dirigía Gary Blandón, en homenaje a él se entregaron por completo frente al jurado con lágrimas de dolor por su partida y a la vez de satisfacción porque sabían que estaban cumpliendo su legado de calidad y ritmo total.

La “Emperatriz” y la reina vestidas de carnaval

La directora del Carnaval Alegría por la Vida, Emperatriz Urroz, se vistió de lentejuelas y recorrió la avenida precediendo la carroza en la que Cristina Soto, reina 2012, lució el colorido traje en el que sobresalía la majestuosidad de las plumas de pavo real y saludó al pueblo que deseaba admirar su gracia sin igual.

No es justo hablar del carnaval sin reconocer la importancia de la actuación de los agentes policiales que junto a los jóvenes voluntarios hicieron posible que todo transcurriera en orden y que los asistentes se sintieran con total seguridad.

Asimismo, es loable el comportamiento del público que se concentró en el sambódromo y apreció por primera vez el espectáculo desde las tarimas de tres niveles colocadas en los sectores adyacentes al monumento a Alexis Argüello.

Por lo pronto, aún está efervescente la energía de los bailarines que impregnaron su huella en Carretera a Masaya y que seguro desde ya estarán pensando en la próxima edición del Carnaval Alegría por la Vida.