•  |
  •  |

Roncar es una situación común entre la gente y por ello no se piensa que se trata de un problema serio. “Los ronquidos son una vibración que se produce en los tejidos que conforman la garganta, específicamente en la zona de la orofaringe y son el resultado de la relajación que la gente presenta al dormir”, explica el doctor en neurociencias Reyes Haro Valencia, director de la Clínica de Trastornos de Sueño de la Facultad de Medicina de la UNAM.
Las personas que roncan lo hacen porque tienen un crecimiento en alguno o todos los músculos de esa zona: la úvula ó campanilla, las amígdalas y el velo del paladar (los arcos que están alrededor de ambas estructuras).
Nadie ronca despierto, porque dichas estructuras necesitan estar relajadas para que al paso del aire vibren. Es por eso que roncamos.

 

¿Es un problema de salud?
Durante muchos años se pensó que roncar era normal, incluso, mucha gente sigue pensando que es sinónimo de dormir bien o de estar profundamente dormidos; sin embargo, en la actualidad sabemos que es todo lo contrario. El ronquido de una persona es un indicador de que el aire está pasando con dificultad. Mientras más fuerte sea el fenómeno, mayor dificultad respiratoria existe.
Un indicador de que el problema ha evolucionado es el tiempo que dura la persona roncando, además de su intensidad. Al principio puede ser solo un ronquido leve que paulatinamente aumenta en intensidad o frecuencia.
Si se deja avanzar el problema, podemos desarrollar una patología conocida como: Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño, SAOS. Apnea, significa dejar de respirar; Obstructiva, por que se obstruye el paso del aire; y del Sueño, porque solo pasa cuando la gente está dormida.
El Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño se desarrolla en una persona que inicialmente roncaba poco, pero cuyo sobrepeso va haciendo que ronque cada vez más. El sobrepeso es el principal factor de riesgo si alguien ronca y si aumenta de peso roncará más.
Pero también si se fuma antes de dormir, se va a roncar más. Beber alcohol es otro de los factores que provocan que la gente ronque más. También un día pesado de actividades, o el sedentarismo contribuyen a que se ronque de manera más intensa.
Se debe estar atentos a cuando el ronquido evolucione y haya desarrollado SAOS, que es cuando, repetidamente, durante la noche se presenta un grupo de tres o cuatro ronquidos, después un silencio que se rompe con un ronquido fuerte y movimiento.
Esos silencios son los que indican los momentos en que la gente está dejando de respirar.

 

El problema del ronquido
La persona que ronca no se puede dar cuenta por qué le ocurre, normalmente la pareja, la familia o los amigos son los que se dan cuenta.
Cuando los amigos y familiares ya avisaron del fenómeno, la persona se puede dar cuenta que ha avanzado el problema si amanece frecuentemente con la boca seca, pues regularmente se respira por la boca, un síntoma que indica que el ronquido es más intenso.
Si se está cansado durante el día, no haber dormido lo suficiente la noche previa, si ese cansancio se vuelve crónico, si tiene problemas de atención, de memoria, si se queda dormido cuando no quería hacerlo, si tienen que hacer algo para no quedarse dormido a pesar de haber dormido el tiempo suficiente. Todos esos son indicadores que el ronquido ya evolucionó a SAOS.

 

Los riesgos del SAOS
Cuando hay SAOS se deja de respirar varias veces durante la noche, entonces eso provoca varios cambios importantes en el funcionamiento del organismo. La gente que padece este síndrome y no se atiende, tienen un riesgo elevado de sufrir accidentes de tránsito o laborales por la somnolencia.
Ahora, durante la pausa respiratoria disminuyen los niveles de oxígeno, entonces esto daña varios órganos del cuerpo de manera sistemática y lenta.  Así, con el paso del tiempo aumenta el riesgo de que haya problemas cardiacos o cerebrovasculares del tipo de las embolias.

 

Se puede dejar de roncar
La primera acción para combatir el problema es dejar de ser sedentario. Hay que vigilar mucho el peso, que si bien es el principal factor de riesgo, no es el único. Hay personas que no tienen problemas de sobrepeso y presentan este problema.
Pero también hay medidas preventivas, en la actualidad se cuenta con algunas medidas tópicas que se utilizan de manera estratégica cuando se empieza a roncar. Por ejemplo: Una de ellas es un spray orofaríngeo (como Silence) que se coloca en los tejidos que se mencionan al principio y evita que se relajen, los mantienen en la tensión para que no se produzca el ronquido.

 

¿Se cura o se controla?
Si el ronquido está relacionado con el sobrepeso, al disminuir tallas, se dejará de roncar. Si el problema es moderado, se puede tratar quirúrgicamente, pero se deben realizar algunos estudios en una clínica de trastornos de sueño.
El problema es leve cuando una persona deja de respirar hasta 15 veces por hora de sueño o que sólo ronca. Si es moderado significa que se deja de respirar hasta 25 veces por cada hora que la persona está dormida y en esos casos, un  tratamiento quirúrgico podría corrige el problema.
Y si el problema es severo, si se deja de respirar más de 30 veces por hora de sueño, entonces este problema ya requiere otro tratamiento: Se coloca una mascarilla en la nariz de la persona, su función es comprimir el aire ambiental y por acción mecánica desplazar aquellos tejidos que provocan la obstrucción.

 

El diagnóstico
El problema lo puede tratar el médico familiar, pero si ya hay síntomas claros como fatiga, somnolencia, se quedan dormidos en el trabajo y parecen desinteresados; entonces ya hay síntomas que indican que el problema puede ser severo y deben acudir a una clínica de trastornos de sueño.


Fuente: esmas.com