•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este colegio, conocido popularmente como San Agustín, a mediados de mayo recibió la notificación de que se le había otorgado la acreditación internacional de New England Association of Schools and Colleges, NEASC por sus siglas en inglés. NEASC se fundó en 1885 y es hoy el organismo acreditador más antiguo de los Estados Unidos. Su ideario se basa en la implementación y mantenimiento de altos estándares en todos los niveles educativos.

“Vela por una característica calidad educativa en las universidades de ese país, así como colegios en todo el mundo. En Nicaragua somos el único colegio acreditado por ellos”, explicó José Oyanguren, director general de St. Augustine Preparatory School.

El proceso

Para poder ser parte de este selecto grupo de colegios acreditados por la NEASC, el San Agustín tuvo que hacer una aplicación y fueron aceptados como candidatos en 2010.

“El proceso duró dos años, se empezó con una autoevaluación, además de someterse a parámetros donde todo el personal del colegio estuvo involucrado. Se presentó un documento de la autoevaluación, después mandaron por una semana a un equipo de 13 educadores internacionales, de Estados Unidos, incluso, de Latinoamérica y Francia”, comentó Oyanguren, quien agregó que los educadores revisaron todas las áreas del colegio, desde la administrativa, currículum, equipo docente, recursos, servicio a los estudiantes, vida estudiantil.

“Ellos llegaron a la conclusión de que alcanzamos los estándares de calidad internacional que nos permite tener esta certificación. Y así fue como tomaron la decisión final, y el poder ser miembro es algo que se debe celebrar”, reiteró.

“No es algo de una sola vez, ellos dejan recomendaciones y uno responde a eso, ya que nos visitan después de cinco años y se entra en un ciclo de visita, ellos miran constantemente que se cumpla con los estándares que se establecieron”, explicó Oyanguren.

Inicio

Los fundadores de St. Augustine Preparatory School son: José Oyanguren, María Isabel Rivas de Oyanguren y Claudia Lacayo, quienes tuvieron la inquietud de empezar un nuevo proyecto educativo para mejorar la educación nicaragüense, empezó apenas con 75 niños, hace 11 años.

“Esta es una educación bilingüe en un ambiente de formación religiosa, con valores espirituales y morales. Empezamos en instalaciones alquiladas y desde hace cinco años estamos en las nuestras con 476 alumnos. Estamos muy orgullosos porque con apenas 11 años de estar funcionando, somos el colegio más joven al que le han otorgado esta certificación internacional, ha sido un proceso de crecimiento rápido y de mucho éxito”.

Uno de los estándares que San Agustín debe seguir es la seguridad, la paz y tranquilidad. Por eso se requieren ciertas medidas de seguridad para ingresar al local, como la llave que abre el portón principal, que es el dedo pulgar del director del colegio, además de las cámaras de seguridad que resguardan los pasillos.

“Somos un modelo de vanguardia en materia de respuestas de desastres. Tuvimos una capacitación fuerte el año pasado, y esa fue una de las áreas en las que fuimos felicitados por la asociación, además del trabajo que realizamos al prepararnos para cualquier emergencia”, comentó Oyanguren.

El colegio cuenta con seis áreas, cada aula de clases tiene un botiquín y mochilas de emergencia con sus debidas señalizaciones. Todo el personal del colegio ha recibido capacitaciones, y está dividido en tres brigadas que se han preparado en incendio, evacuación y primeros auxilios.

Según Oyanguren la diferencia en la educación de San Agustín empieza por los términos de recursos en el ámbito bilingüe; la atención es personalizada con los niños y jóvenes, es seguro y libre de problemas graves de disciplina. Lo que menos se ve es lo que más hace la diferencia, como el respeto, la indisciplina, los valores, el buen trato, la amabilidad, el orden, que mucha gente que viene lo puede captar.

Las familias que optan por este tipo de educación, tienen perspectivas y aspiraciones de que sus hijos continúen sus estudios en Estados Unidos. San Agustín le facilita la entrada a universidades de ese país o en cualquier parte del mundo, apoyándolos en el proceso de admisión.

En el colegio han tenido tres clases de bachilleres con mucho éxito en el ámbito laboral y la admisión de la universidad al lograr una beca y ayuda financiera y sustancial, incluso algunos han logrado que se les cubra el ciento por ciento de los costos. “Tenemos alumnos estudiando en Georgetown, Universidad de Virginia, Universidad de Notre Dame y la Universidad de Pensilvania, Michigan, incluso la de Harvard, todos ellos gozando de beca o ayuda financiera”, indicó el Director General.

Además, los miembros del colegio brindan servicio a la comunidad y no es solo de parte de los alumnos: “Lo que nosotros queremos es contribuir al desarrollo educativo de Nicaragua y formar alumnos con excelencia y que sean grandes profesionales, y tener impacto en la situación real de Nicaragua”.

“Una de las maestras ha hecho talleres para capacitar a docentes de colegios parroquiales en áreas pobres, también hay un programa de que todos los sábados en el colegio se ofrecen clases de inglés a 80 niños de escuelas vecinas y de escuelas parroquiales, ofrecido por maestros y alumnos”, concluyó Oyanguren.