•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Su rostro se hizo popular a través de la televisión. Primero la vimos presentando noticias, luego migró de canal para convertirse en una Eva Urbana; posteriormente, tuvo que abandonar la cama más temprano, fue justo cuando durante varios meses vimos a Lilia Piccinini en una revista matutina alegrando las mañanas de los nicaragüenses. Al concluir esa faceta de su vida se involucró en un proyecto que tocó el corazón de Nicaragua entera, que se volcó en pro de ayudar a Joseth Zeledón, el niño de dos años a quien a los diez meses le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda.

Desafortunadamente, Joseth falleció, sin embargo, esta experiencia caló profundo en esta joven originaria de Masaya, quien dice que este niño fue una gran bendición en su vida y que “gracias a él obtuve demasiadas enseñanzas en tan poco tiempo”.

Durante esta entrevista dejó claro que es una mujer que no mezcla su trabajo con la vida personal, en alusión a su relación con Luis Enrique “El Príncipe de la Salsa”. La expresión de su rostro cambió bruscamente y pasó de la sonrisa y la emoción al hablar de su proyecto social a la seriedad rotunda cuando se le tocó el tema, a lo que categóricamente respondió: “De que hay una relación sí la hay, pero hasta ahí. Él siempre ha mantenido su vida en privado y yo también, no mezclo las cosas personales con el trabajo”.

Así que siguió compartiendo sobre su vocación altruista y contó cómo después de estrenarse como “motor de solidaridad”, se dio cuenta de que además de su inclinación por las causas sociales también cuenta con las herramientas básicas para ser puente entre quien necesita y quien puede ayudar, gracias en parte a que mantiene una buena relación con los medios de comunicación.

Jueves de amor y alegría

Y siendo consecuente con esta ideología, ahora Lilia Piccinini vive en el corre-corre en pro de captar recursos para realizar los “Jueves de amor y alegría”.

A las 7:30 de la mañana, una mesa vestida de gala está preparada para que en ella 170 niños departan un desayuno de altura. No son niños provenientes de familias con gran poder adquisitivo, sino pacientitos que son atendidos en el departamento de Oncología y hematología del Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera “La Mascota”.

“El desayuno lo apadrina cualquier empresa por mes. La mesa es decorada por Art & Design; se les sirve algo totalmente diferente a lo que les dan de comer todos los días”, dijo emocionada.

Asimismo, Piccinini comentó que el padre Marcelino Arce se encarga de infundir ánimo en los chicos a través de una charla motivacional que los fortalece espiritualmente.

“A las nueve continúa la alegría con la llegada de “Pipo”, que se comprometió a apoyar siempre que sea posible. Él hace su show completo como en cualquier fiesta pagada. Aprovechamos las dinámicas que hace para entregarles los regalos que hemos recibido de quienes nos apoyan, les llevamos piezas de entretenimiento, rompecabezas, cuentos y artículos de recreación infantil”, narró.

Es importante destacar que durante todo el mes, Piccinini y su equipo de trabajo recaudan toda la ayuda posible, tanto con empresas como con personas particulares que donan artículos para las familias o para el entretenimiento de los niños.

“Aquí es útil llevar papel higiénico, pampers, toallas, algodones, en fin, se necesita de todo. Ojalá que los restaurantes se sumen a apoyar esta causa y se animen a donar un desayuno, es algo tan sencillo y no se imaginan cuánta felicidad se lleva a estos niños cuyas enfermedades son crónicas y los tratamientos son bastante complicados”, aseveró.

Por otro lado, también es importante destacar que uno de los objetivos es derribar de cierta manera la barrera que hay entre doctores, pacientes y familiares, pues en los Jueves de amor y alegría todos se ven involucrados y los niños gozan al ver a los médicos y a las enfermeras bailando: “sin lugar a dudas, esto sirve para que los niños vean su parte humana y no tengan solo la figura de que son quienes los pinchan y les recetan medicamentos”.

¿Cómo ayudar?

Piccinini destacó el hecho de que ellos no reciben dinero en efectivo, así que quienes deseen apoyar deben llevar todo comprado. Para entrar en contacto con ellos pueden buscarlos en Facebook como Proyecto La Mascota, o llamar al 8760-4064 o al 8694-7708