•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La cineasta y fotógrafa nicaragüense, Rossana Lacayo es una de los 17 fotógrafos de América Latina y el Caribe que resultaron seleccionados por el Banco Mundial, de 10 mil imágenes que aplicaron para participar en la exposición “El Cambio”, que esta semana se inaugura en Washington D.C., en la que también cooperan el Centro Cultural del Banco Interamericano de Desarrollo,BID, y el Museo de Arte de las Américas, AMA, de la Organización de Estados Americanos,OEA, y que culminará en la sede del Banco Mundial en París, Francia.

Lacayo viajó a la capital estadounidense el miércoles 27 de junio para estar presente en la exposición en donde se exponen cuatro fotografías que hizo en numerosas sesiones de trabajo en el vertedero municipal de La Chureca en Managua.

Manifestó que la convocatoria que hizo el Banco Mundial duró seis meses, la que incluyó una visita a Nicaragua de Evangelina Elizondo, del BM, a la Galería Códice, donde se hizo otro llamado público a los artistas nicaragüenses. Rossana aplicó llenando un formulario del BM y envió su trabajo fotográfico. Por Nicaragua fueron seleccionados dos artistas, Rossana y en pintura, Allan Argüello.

A Rossana, los organizadores del evento le tienen programada una serie de entrevistas que ofrecerá a periodistas de medios de comunicación de los Estados Unidos sobre su participación en el evento.

Los 14 caninos de Don Francisco y la niña que busca libros en el basurero municipal

Rossana dijo: “Lo que me atrae de La Chureca, no es tanto las condiciones inhumanas de vida o la basura, sino los personajes que a diario se mueven por el vertedero municipal y son los que han logrado, a pesar de las circunstancias de los que viven en ese lugar, en lograr conseguir una vida vivible, está el caso de una niña que en vez de buscar basura, busca libros y se pone a leerlos”.

Otro personaje es un señor de nombre Francisco, que tiene 14 perros, quien desarrolla su vida como un poeta, se levanta a las cuatro de la mañana a bañar a sus canes en el Lago de Managua y les da de comer todos los días “porque sabe exactamente donde llegan a botar la carne”.

Los perros están gordos porque los tiene bien alimentados y son educados y entrenados. Don Francisco es una figura notable en el basurero, porque camina permanentemente con sus canes. Habita en una casita de cartón y mantiene otra mejor para sus perros.

Cuenta Rossana que don Francisco ahora tiene también 10 gatos, los que al igual que los canes los cuida y los lleva frecuentemente donde el veterinario.

Se dedica en La Chureca a buscar piezas de metal que las vende en el Mercado Oriental y “todo el dinero que trae lo invierte en su “familia” (sus canes y felinos), pero está en un dilema, porque dentro del proyecto que financia el Gobierno de España en el vertedero, será favorecido con una casa y el problema está en que tiene que deshacerse de los perros y los gatos.

Rossana lo visita con frecuencia y le toma fotografías y filma, porque así va registrando el cambio que se está produciendo en el vertedero municipal: “Porque me interesan esos personajes dentro de La Chureca”, como también el caso de una señora que diariamente lee los periódicos que encuentra en las toneladas de basura que llegan a depositar a ese punto los camiones de la municipalidad de Managua.

También en La Chureca se encuentran los niños que huelen pega “y por eso me interesa ver que pasará con el cambio en el vertedero, que pasará con la vida de toda esa gente (que vive en el lugar) que tienen trabajo temporal y con el cambio (donde se instalará una recicladora) los habitantes del basurero serán empleados de ese fábrica y donde su trabajo será reclasificar la basura y la vida les cambiará”, cuenta Rossana.

“Todo lo anterior me motivó a participar en el concurso para la exposición del BM, presenté el trabajo sobre ese cambio en La Chureca”, manifiesta la cineasta y fotógrafa, quien comenzó a visitar el basurero hace tres años.

“Cuando leí que La Chureca era uno de los siete horrores del mundo, la primera vez solamente vi basura pero con el tiempo llegué a cultivar una amistad con muchos de sus habitantes; ahora ya no veo la basura sino a los personajes”.

“Para mí el premio en este certamen fue que me compraran las fotografías las que ahora van a ser parte de la exposición permanente del museo porque estarán toda la vida en ese patrimonio del Banco Mundial”, dijo la fotógrafa con respecto a la exposición en Washington D.C. que tiene visitas guiadas todos los días de la semana, y “eso me interesa porque ahí uno se va conectando”, explica Rossana, quien también será entrevistada para la página Web del BM destinada al arte mundial.

Los niños lectores de La Chureca

Con el mismo trabajo en La Chureca, Rossana ha participado en otras exposiciones como en una de las Bienales de Artes Visuales. “También una foto mía fue comprada para la exposición permanente del museo Ortiz Gurdián en León”. La fotografía de Rossana le gustó mucho a don Ramiro Ortiz después de ser seleccionada para la Bienal. La foto refleja a los niños que en La Chureca buscan libros en vez de comida, y después se ponen a leerlos. Otra foto de Rossana es, donde una niña aparece con un libro en el basurero, ganó la Bienal Iberoamericana en Costa Rica y también está expuesta en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo de San José de Costa Rica.

 

 

(*) Colaboración

ebarbe54@cablenet.com.ni