•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los granadinos y habitantes de los municipios aledaños coparon las instalaciones del Club Social Granada atraídos por la idea de ver a K-Paz de la Sierra en concierto, el grupo mexicano de música duranguense que está en su tour Latinoamérica 2012.
Los sombreros, las camisas a cuadros y las botas reinaron en una noche que empezó con la presentación de la agrupación nicaragüense Vía Libre, que se encargó de poner en ambiente a la gente que bailó al ritmo de cumbias, reggaetón, salsa, bachata y sones pinoleros.
Al concluir la intervención de Vía Libre el público femenino estalló de euforia y los gritos se adueñaron del local cuando se subieron al escenario los chicos de Código 502. Con sus atuendos negros confeccionados con cuero se pararon frente a la afición y comenzaron a romper corazones con su sola presencia.
Código 502 agitó los ánimos con su música regional mexicana, sin omitir que los bailes de sus vocalistas y la calidad de sus interpretaciones impactaron al público. Cabe señalar que este grupo, originario de Guatemala está siendo apadrinado por K-Paz de la Sierra, y por ello, andarán en toda la gira de los mexicanos.
Cuando el público pedía más de Código 502, los chapines se despidieron agradeciendo el apoyo que recibieron en tierra granadina con la promesa de volver.
Un show solo para mujeres fue parte del espectáculo, sin embargo, en coro el público pedía a K-Paz y cantaba la estrofa de uno de sus temas más famosos. Pero pese a la insistencia,  los minutos iban pasando y los mimados no aparecían en escena. La noche se agotó y ya al filo de la madrugada se materializó el sueño de los fans: K-Paz subía a la tarima.
Salieron del improvisado camerino. Se veían elegantes y ansiosos. Fueron subiendo uno por uno. Se persignaron al pisar el primer escalón del escenario para luego entrar triunfante y arrancar suspiros y barullos del público.
Apenas sonaron los primeros acordes  la gente se puso a bailar. El programa que ofrecieron estuvo muy animado, marcado por el afán de los chicos de complacer a los presentes.
 Un centenar de cámaras de fans iluminaron el lugar. Hombres y mujeres querían la mejor captura fotográfica para perpetuar el recuerdo de la experiencia al ritmo de esta agrupación mexicana.
Y por si fuera poco, K-Paz de la Sierra demostró que son hombres de palabra y lo prometido en la conferencia de prensa fue deuda que cumplieron: entregaron tangas autografiadas por ellos, con lo que lograron terminar de enloquecer a las chicas que subieron a bailar para ganarse el derecho de recibir su premio de manos de Juan Gómez.
El repertorio estuvo compuesto por los temas con arreglos duranguenses que los han llevado a la fama siendo los más coreados Mi credo y Lágrimas, así como La Traicionera, con la que Juan Gómez se estrenó ante el público nicaragüense como intérprete. Ni qué decir de la euforia desatada por Procuro Olvidarte, del compositor pinolero Hernaldo Zúñiga.
No hubo cansancio que valiera para la gente que esperó a sus héroes musicales desde más o menos las siete y treinta de la noche. El público salió satisfecho y al parecer con ganas de seguir a los K-Paz de enloquecer multitudes por el resto de su gira en Nicaragua.
Fotos: Melvin Vargas/END