•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Tomado de HOLA

Los duques de Cambridge tienen una nueva fecha que anotar en su agenda de momentos inolvidables que han vivido este año. El príncipe Guillermo ha sido investido Caballero de la antiquísima y nobilísima Orden del Cardo, la más alta distinción escocesa, en una solemne ceremonia en Edimburgo. Y a su lado estaba su orgullosa esposa, la Duquesa de Cambridge, que lució para la señalada ocasión un elegante vestido abrigo de color vainilla y un tocado de color café, que ya ha lucido en otras ocasiones, con zapatos de tacón a juego. El Príncipe, conocido en Escocia como el Conde de Strathearn, entró en la catedral de St. Giles junto a su tía, la princesa Ana, que ya es miembro de la orden, seguidos por los actuales 16 caballeros. Todos pomposamente vestidos con el tradicional atuendo oficial.

Momentos después, la Duquesa entró en la capilla acompañada por lady Sarah Chatto, hija de la princesa Margarita y del Conde de Snowdon, que escogió un elegante vestido blanco con tocado en tonos negros. El hijo de lady Sarah actuó como paje de la reina Isabel durante la ceremonia de la antigua Orden del Cardo, que solo puede ser otorgada por la soberana.

La Orden, a la que ahora se suma el príncipe Guillermo, es la más alta Orden de Caballería en Escocia, solo superada por la Orden de la Jarretera, que ya recibió en 2008, y consta actualmente de solo 16 caballeros y damas, incluidos Isabel II, su esposo, el Duque de Edimburgo, y sus hijos, la princesa Ana y el príncipe Carlos, padre del hoy distinguido. El Príncipe de Gales no pudo asistir al acto realizado el cinco de julio, debido a un compromiso previo en su residencia de Highgrove, una reunión con un experto acerca del problema del cambio climático.