•   Los Ángeles, California, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La reciente muerte del hijo de Sylvester Stallone recuerda la tragedia que han vivido otros famosos como John Travolta, Gerard Depardieu, Eric Clapton, Tony Curtis, Paul Newman o Gregory Peck. Nombres a los que les une el dolor de la pérdida de alguno de sus descendientes.

El hijo del célebre Sylvester Stallone se dedicada a trabajos de producción y dirección después de haber trabajado como actor en películas como "Rocky V" (1990), junto a su padre, donde dio vida al hijo de Rocky Balboa, llamado Robert, y en títulos como "Daylight" (1996).

Sage Moonblood Stallone tenía 36 años cuando fue encontrado muerto en su residencia de Hollywood, “una persona maravillosa, un tipo increíble”, según su abogado, George Braunstein.

Sage era fruto del primer matrimonio del actor (1974-1985), con Sasha Crack y las causas de su muerte no han sido aclaradas por la policía de Los Ángeles.  

"No hay indicios de agresión o actividad criminal", ha señalado la policía angelina que acudió a la vivienda de Sage. El hijo de Stallone, según su abogado, “estaba planeando casarse”.

El hijo de Travolta
La muerte del joven recuerda a la de otros descendientes de famosos. Fue el caso de Jett, hijo mayor de John Travolta, protagonista de “Pulp Fiction”, “Greese” y “Fiebre del Sábado noche”, y su esposa, Kelly Preston, en enero de 2009.

El joven Travolta, de 16 años, tenía un largo historial de ataques cuyo origen era la enfermedad de Kawasaki, que causa la inflamación de los vasos sanguíneos y, según la autopsia, fue uno de estos ataques lo que acabó con su vida y no un accidente o un golpe en la bañera, como se especuló en un primer momento.

“Jett fue el hijo más maravilloso que dos padres podrían haber pedido e iluminó las vidas de aquellos con los que se encontró. Estamos con el corazón destrozado", afirmaba Travolta en un comunicado tras la muerte del adolescente.

Aquel dolor del matrimonio Travolta fue mitigado por el nacimiento de Benjamín, dos años después, en noviembre de 2010, “un nuevo comienzo de la familia”, según reconoció la pareja.
 
"Él le ha dado a la casa un espíritu renovado y un propósito", explicaba el actor a la revista “People” sobre el nacimiento del nuevo hermano de Ella Bleu, la otra hija de doce años de John Travolta.

Depardieu, Newman, Curtis, Peck, unidos por el dolor
El también actor Gerard Depardieu sabe lo que es pasar por el doloroso trance de ver morir a un hijo. En octubre de 2008, fallecía a los 37 años Guillaume, también actor, a causa de una neumonía, aunque la relación entre padre e hijo había pasado por etapas muy difíciles, muchas de ellas sin hablarse.

Otros grandes actores que ha llorado a alguno de sus descendientes son Tony Curtis, cuyo hijo Nicholas murió en 1994, fruto de su relación con la actriz Leslie Allen; Gregory Peck, que perdió en 1974 a su hijo mayor Jonathan en extrañas circunstancias, o Paul Newman, que vivió uno de sus peores momentos en 1978 cuando Scott, el hijo de su primer matrimonio con Jackie Witte, falleció a causa de una sobredosis.  

La actriz Vanessa Redgrave, que perdió a su hija Natascha Richardson, también actriz en 2009, y el director de cine Francis Ford Coppola, cuyo hijo Giancarlo falleció en un accidente de tráfico en 1986, conocen directamente el dolor por la pérdida de un descendiente.

También ha vivido en primera persona la tragedia el músico Eric Clapton, a quien  la muerte de su hijo Connor, de cuatro años, al caer del piso 53 de un edificio de Nueva York, en 1991, ha marcado todo el resto de su vida y su producción musical.

 

Ante-título: Tragedias de la vida real
Título: Unidos por el drama de la pérdida de un hijo
Resumen: Muertes que han unido por el dolor a grandes estrellas del cine y la música
  Juan A. Medina / EFE
La reciente muerte del hijo de Sylvester Stallone recuerda la tragedia que han vivido otros famosos como John Travolta, Gerard Depardieu, Eric Clapton, Tony Curtis, Paul Newman o Gregory Peck. Nombres a los que les une el dolor de la pérdida de alguno de sus descendientes.
El hijo del célebre Sylvester Stallone se dedicada a trabajos de producción y dirección después de haber trabajado como actor en películas como "Rocky V" (1990), junto a su padre, donde dio vida al hijo de Rocky Balboa, llamado Robert, y en títulos como "Daylight" (1996).
Sage Moonblood Stallone tenía 36 años cuando fue encontrado muerto en su residencia de Hollywood, “una persona maravillosa, un tipo increíble”, según su abogado, George Braunstein.
Sage era fruto del primer matrimonio del actor (1974-1985), con Sasha Crack y las causas de su muerte no han sido aclaradas por la policía de Los Ángeles.  
"No hay indicios de agresión o actividad criminal", ha señalado la policía angelina que acudió a la vivienda de Sage. El hijo de Stallone, según su abogado, “estaba planeando casarse”.
El hijo de Travolta
La muerte del joven recuerda a la de otros descendientes de famosos. Fue el caso de Jett, hijo mayor de John Travolta, protagonista de “Pulp Fiction”, “Greese” y “Fiebre del Sábado noche”, y su esposa, Kelly Preston, en enero de 2009.
El joven Travolta, de 16 años, tenía un largo historial de ataques cuyo origen era la enfermedad de Kawasaki, que causa la inflamación de los vasos sanguíneos y, según la autopsia, fue uno de estos ataques lo que acabó con su vida y no un accidente o un golpe en la bañera, como se especuló en un primer momento.
“Jett fue el hijo más maravilloso que dos padres podrían haber pedido e iluminó las vidas de aquellos con los que se encontró. Estamos con el corazón destrozado", afirmaba Travolta en un comunicado tras la muerte del adolescente.
Aquel dolor del matrimonio Travolta fue mitigado por el nacimiento de Benjamín, dos años después, en noviembre de 2010, “un nuevo comienzo de la familia”, según reconoció la pareja.
"Él le ha dado a la casa un espíritu renovado y un propósito", explicaba el actor a la revista “People” sobre el nacimiento del nuevo hermano de Ella Bleu, la otra hija de doce años de John Travolta.
Depardieu, Newman, Curtis, Peck, unidos por el dolor
El también actor Gerard Depardieu sabe lo que es pasar por el doloroso trance de ver morir a un hijo. En octubre de 2008, fallecía a los 37 años Guillaume, también actor, a causa de una neumonía, aunque la relación entre padre e hijo había pasado por etapas muy difíciles, muchas de ellas sin hablarse.
Otros grandes actores que ha llorado a alguno de sus descendientes son Tony Curtis, cuyo hijo Nicholas murió en 1994, fruto de su relación con la actriz Leslie Allen; Gregory Peck, que perdió en 1974 a su hijo mayor Jonathan en extrañas circunstancias, o Paul Newman, que vivió uno de sus peores momentos en 1978 cuando Scott, el hijo de su primer matrimonio con Jackie Witte, falleció a causa de una sobredosis.  
La actriz Vanessa Redgrave, que perdió a su hija Natascha Richardson, también actriz en 2009, y el director de cine Francis Ford Coppola, cuyo hijo Giancarlo falleció en un accidente de tráfico en 1986, conocen directamente el dolor por la pérdida de un descendiente.
También ha vivido en primera persona la tragedia el músico Eric Clapton, a quien  la muerte de su hijo Connor, de cuatro años, al caer del piso 53 de un edificio de Nueva York, en 1991, ha marcado todo el resto de su vida y su producción musical.
Muertes que han unido por el dolor a grandes estrellas del cine y la música, la más reciente Sylvester Stallone.