•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las más de cuatro décadas que este artista originario de Managua lleva viviendo en España no solo se notan en su marcado acento sino también en su visión del mundo; sin embargo, se mantiene fiel a sus orígenes y su comunión con Nicaragua ha sido tal que ya ha presentado dos espectáculos exitosos.

“Uno de ellos fue para la Comedia Nacional, presenté Las Troyanas. El otro fue para el Festival de Teatro Clásico de Mérida. Montamos la obra Andrómaca con un grupo de actores nicas y estuvimos en el Festival de Mérida, que es un festival internacional de teatro grecolatino con un gran éxito”, aseveró.

Y es que Charles Delgadillo es un verdadero señor del teatro clásico y un mago del tiempo que mediante sus adaptaciones logra hacer que los argumentos de estas líneas parezcan tan actuales al extremo de confundir a cualquiera. En esa dirección, el año pasado fue muy lejos al llevar a don Juan Tenorio a una esfera tan actual que lo puso en un programa televisivo a contar sus miserias.

“La obra fue también una crítica a la telebasura, compuesta por aquellos programas donde la gente cuenta sus miserias. Y a uno de esos show llegó don Juan a contar sus cosas, lo que había hecho en su vida. También tuvimos el espectáculo musical en versos con unas escenas específicas del don Juan de Zorrilla y fue muy interesante porque era algo que nunca se había visto: un texto clásico contando algo tan contemporáneo”, dijo gozoso.

Pero su espíritu teatral insaciable lo han llevado a trazarse una meta que aunque parezca ambiciosa es totalmente viable: marcar hito en la historia del teatro nicaragüense al poner en escena la obra de Calderón de la Barca, La hija del aire, que considera un homenaje a la mujer como suprema hacedora de casi todas las cosas.

El arte no puede ser rentable

Así que este soñador de las tablas busca patrocinio para este montaje que seguramente sería un éxito que llenaría su espíritu, porque considera que la cultura no da dividendos, por ello hay que pensar en el espíritu, en que hay que elevarlo. Además, no omitió resaltar sería un espectáculo pionero del teatro en verso a nivel profesional.

Como dato adjunto, Delgadillo es autor de María Bonita, un texto del que dice alguna vez pondrá en escena y que tiene como mensaje que algo tiene que cambiar para que todo siga igual.

Y entre bromas y humo de cigarrillo, Charles, el director de teatro, dijo que actúa solo si el papel es chiquito y lúcido. Así terminó esta conversación con el director que pronto regresará a España y ojalá que en su maleta lleve una propuesta para concretar la aspiración de realizar La hija del aire.