•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El 5 de agosto de 1962 fue encontrada muerta la actriz Marilyn Monroe en su casa de Los Ángeles. Tenía 36 años de edad. Vivía sola y sin muebles, solamente con una cama y un buró. Los primeros informes decían que su deceso se debió a intoxicación de barbitúricos por un posible suicidio. Semanas después, no faltó quien pensara que su muerte estaba ligada a su amistad y quizá hasta a un romance con John y Robert Kennedy y que la CIA la mató.

La muerte de Marilyn Monroe sorprendió al mundo entero y desató conjeturas sobre un complot mucho más tenebroso que la causa oficial de muerte. Las teorías derivaron de los 35 minutos entre el momento en el que la Monroe fue declarada muerta por su médico y el momento en que se despachó a la Policía al lugar; los archivos telefónicos incompletos y el hecho de que nunca se le hicieran pruebas de toxicología a sus órganos digestivos.

También hubo mucho interés en saber si un diario de la Monroe extraído de su habitación estaba lleno de secretos del gobierno, o si la mataron para evitar que revelara información comprometedora de los Kennedy, de quienes siempre ella dijo “son una familia divertida, alegre y feliz”.

Una investigación realizada 20 años después de su muerte por la oficina del Fiscal de distrito del condado de Los Ángeles no halló evidencias de una conspiración para asesinarla, aunque sí llegó a la teoría de que la Monroe pudo haber muerto por una sobredosis accidental. El reporte del Fiscal de distrito recurrió a un experto forense externo quien determinó que “incluso con los más avanzados adelantos tecnológicos de 1982 no se podría llegar, bajo ninguna posibilidad razonable, a cambiar las conclusiones finales”.

El primer policía que llegó a la escena dijo que vio al ama de llaves lavando la ropa horas después de la muerte de la actriz. El reporte de Los Ángeles de 1982, también dice que unas 15 botellas de medicamentos fueron vistas en el lugar, pero solo se mencionaron ocho en el reporte del forense. Según el informe del Fiscal de distrito, uno de los médicos no pudo ser localizado. Los registros telefónicos de Marilyn Monroe estaban incompletos y solo mostraban las llamadas que realizó pero no las que recibió, dice el reporte de 1982.

La investigación acreditó al médico forense Thomas Noguchi el haber hecho una autopsia exhaustiva de Monroe. Las muestras que se tomaron del estómago y los intestinos de la actriz se destruyeron antes de ser sometidas a pruebas de drogas, reconoció Noguchi en su libro de memorias de 1983 “Coroner”, lo que llevaría a más conjeturas sobre su muerte.

Pese a todas las dudas, el fotógrafo Lawrence Schiller no cree que haya sido un homicidio. Schiller conoció a Monroe en sus últimos días y recientemente publicó las memorias “Marilyn & Me: A Photographer’s Memories”. “¿Hubo una conspiración para matarla? No, no creo”, dijo en una entrevista reciente. Schiller dijo que vio a Monroe en varias ocasiones mezclando champán con píldoras y olvidando lo que había tomado. “¿Perdió la cuenta de lo que estaba tomando esa noche? Para mí eso es lo más probable”. Schiller dijo que Monroe había tocado fondo pero que en ese entonces, cuando él tenía 23 años, no lo notó. “Era una persona profundamente solitaria al final de su vida”, dijo.