•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nacieron con un concepto totalmente anticomercial, bien popular y “jincho”, en medio de la algarabía y fervor religiosos de Santo Domingo, vestidos con pantalones cortos, camisolas y chinelas de gancho, haciendo “covers” de cumbias bien “chinameras”, de esas que hacen que nuestros “roquitos” (padres) se desaten en la pista, pero con arreglos propios y hasta le incluyeron son de marimba y rock, ¡vaya qué fusión!...

¿Fue un milagro?

¿Quién diría que en poco tiempo serían una sensación? Tres años después, repasando ese entonces con Carlos Luis Mejía, uno de los integrantes de La Cuneta Son Machín, y a quien delegaron el rol de relacionista público, confiesa que ni ellos mismos le apostaban a tanto.

Todo fue plan fregadera, sin expectativas ni metas, de manera espontánea. Hoy se puede decir que son profetas en su tierra, más que una banda de moda, han logrado crear un vínculo entre los jóvenes, quienes ovacionan sus canciones y les “agarran la vara” en todas sus ocurrencias. Más de 48 mil de ellos, incluso, les siguen los pasos en facebook.

¿Cómo explican eso?...

“Un sinnúmero de jóvenes se han logrado identificar y crear un cable a tierra con la Cuneta, que tal vez antes no tenían”, responde el marimbero de la Cuneta, quien ha visto ese fenómeno no solo en su terruño sino en países extranjeros como en San Francisco, donde han tenido la oportunidad de presentarse en dos ocasiones y próximamente sumarán la tercera, con el temor de no gustarles por ser tan ajenos a lo comercial, además, no es lo mismo enfrentarse entre compatriotas, que tener un público mixto. Sin embargo, contra todo pronóstico han hecho “clic”, cayendo a la cuenta de que todo aquello que mezcla cultura y es diferente, hipnotiza, tanto dentro como fuera.

Carlos Luis suma el hecho de que han asumido el compromiso de crecer y corresponder a ese voto de fe y confianza que sus seguidores han depositado ¿Cómo?...Exigiéndose más como grupo, poniéndole interés individualmente y en equipo, apostándole a la calidad en el sonido, a reinventarse, a invertir y crecer como músicos, a no quedarse en lo mismo y a salir del país, además de mantener el concepto popular y auténtico con el que nacieron.

“Minguito” tiene poder

Como pueden ver, la patadita de Santo Domingo como padrino de esta aventura fue creciendo. El repertorio de temas que incluyen en sus conciertos también. Ya no son solo “covers” como El chicle se me pegó, Entre ritmos y palmeras, Catalina, sino que han trabajado en temas propios como El zafarrancho, La caponera y Amor fritanguero, este último lo estrenarán hoy durante su concierto de aniversario, del cual les pasamos el dato al final.

Pero eso no es todo, también han pasado de cantar en bares a presentarse en conciertos abiertos, cruzar las fronteras y de igual manera trascender en escenarios. Un ejemplo que comparten es su experiencia en Costa Rica, donde se presentaron por primera vez en un bar, luego fueron invitados para un festival nacional y luego a otro internacional. También hicieron gira por El Salvador y tienen como meta recorrer Centroamérica dando a conocer su música.

Se apropiaron del término “jincho” y lo institucionalizaron como su marca cunetera, y ahora todo es jincho para acá y jincho para allá e hicieron del Chayán de Pochomil, toda una celebridad nacional.

Ni hablar de las chinelas rolter que han vuelto a ser moda, pues antes hasta el menos bendecido económicamente aspiraba a marcas extranjeras, ahora hasta el más fresa se lanza a atrapar su par de chinelas de gancho para lucirlas con orgullo ¡Si esto no es todo un fenómeno…!

Y se armó

“La idea es seguir grabando, seguir filmando vídeos… de aquí a diciembre terminar el disco y seguir promoviéndose por Centroamérica. La idea es irse abriendo puertas”, explica Carlos Luis.

Definitivamente esa diminuta imagen tiene poder, es por eso que para celebrar su tercer aniversario una vez más se dan cita hoy cuatro de agosto, para armar el zafarrancho en honor a “Minguito”.

Tomenota:

Dónde: Ciudad Jardín. De la ITR 1c al sur

Hora: 12 del mediodía.