•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los devotos de la diminuta imagen en romería acompañan al santo, bailando al son de filarmónicos en medio de vaquitas, negritos, inditos, caciques, promesantes y una multitud que acude por tradición o por fervor.

Para ellos esta es la subida del santo patrono de los Managua, que es venerado por favores y milagros concedidos. Sin embargo, la Iglesia Católica reconoce que por derecho es Santiago Apóstol el dueño de ese título.

Desde que Managua fue fundada, el primer arzobispo nominó a Santiago Apóstol y la Santa sede lo ratificó, explicó Monseñor Leopoldo Brenes en entrevista.

Managua fue fundada con el nombre de Leal Villa de Santiago de Managua, por un Decreto Real del Rey Fernando VII de España, fue elevada a villa con el título de “Leal Villa de Santiago de Managua” y el 24 de julio de 1846, a ciudad con el nombre de Santiago de Managua.

Este capítulo de la historia no parece importarle a los devotos, quienes desde 1885 adoptaron a la diminuta imagen del fundador de la orden de los Dominicos, que según la historia documentada en distintos sitios de Internet fue encontrada dentro de un madero negro en Las Sierritas de Managua, por el leñador Vicente Aburto.

Desde entonces, esta manifestación pura de sincretismo religioso cobra vida, y de su mano nace una cantidad de tradiciones que se van conjugando con nuevas expresiones folclóricas que forman parte de la identidad de un pueblo.

De acuerdo al historiador y miembro de la Academia de Geografía e Historia, Roberto Sánchez Ramírez, esta actitud se puede interpretar como voluntad popular.

“Santiago fue impuesto por los españoles en Managua y cantidad de lugares donde se celebra a este santo, en cambio Santo Domingo es una imagen que la encuentra un hombre humilde, un carbonero… y es importante recalcar que el pueblo lo identifica con ellos desde que aparece, incluso ni sabían quién era”, expresa el conocedor, agregando que quien ha desplazado al verdadero patrono de los capitalinos, Santiago Apóstol, es el pueblo, convirtiéndolo en el mejor ejemplo de identidad y religiosidad popular por encima de San Jerónimo (Patrono de los masayas), “porque es el pueblo quien lo hace su patrono”, recalca.

Cómo se gana su lugar Minguito

Antes de adoptar a Minguito como santo patrono, Santiago Apóstol era festejado con alegría en la ciudad a finales del mes de julio; sin embargo, acontecimientos como el terremoto de 1931, que derrumbó los edificios de adobe de la época (incluida la Iglesia de Santiago), provocaron que la tradición también sucumbiera, y fuera sustituida por las celebraciones del religioso español canonizado en 1234 por el papa Gregorio IX.

De acuerdo a un trabajo realizado por el sitio vianica.com., cuando Vicente Aburto encontró su pequeñita imagen (20 centímetros), la familia y vecinos decidieron viajar a la ciudad en busca de un sacerdote que pudiera decirles de qué santo se trataba. Al determinar su identidad, decidieron dejarla en la iglesia.

Tras volver a Las Sierritas, la gente de Aburto se encontró con una sorpresa: la imagen estaba en el mismo sitio donde había sido encontrada. Sorprendidos, volvieron donde el padre a relatar el suceso. Éste, incrédulo, les comentó que era imposible, pues seguía en la iglesia, pero la imagen ya no estaba.

El hecho misterioso llevó al sacerdote a considerar que el santito quería permanecer en Las Sierritas. Propuso a sus visitantes que construyeran una ermita (que luego evolucionó a la parroquia actual) en el sitio del descubrimiento, y que cada año trajeran a Santo Domingo con bailes y alegría a visitar Managua. La fecha elegida fue del primero al 10 de agosto, pues según el calendario católico el día de Santo Domingo es el cuatro de ese mes.

Pero qué importa

La religiosa de la Asunción, madre Martha Adilia, comenta que el santo patrono se designa por afinidad especial con una comunidad. Los términos patrón y patrono (del latín, patronus) son sinónimos de defensor y protector, considerados por muchos creyentes como intercesores y abogados ante Dios, sea de una nación, un pueblo…

El rector de la Catedral, Héctor Treminio, quien fue párroco de la Iglesia de Santo Domingo, nos aclaró que el protocolo para nombrar a Santo Domingo como el patrono por derecho, no está en manos de la Arquidiócesis, sino del papa, y recordó que Minguito ha sobrevivido a pleitos políticos y polémicas.

Monseñor Leopoldo Brenes, dijo que ha recibido cantidad de peticiones para institucionalizar a Santo Domingo; sin embargo, la gestión no es tan fácil como parece, sino que está precedida por un proceso muy largo. “Lo importante aquí es seguir las celebraciones como están. Lo importante es el encuentro que la gente pueda tener con Jesucristo a través de su devoción.

“Creo que Santo Domingo no andaría buscando privilegios, sino que querría que la gente amara a Jesucristo, pensemos en cómo vivimos ese encuentro personal con él, si es patrono o no es patrono, es lo de menos”, concluyó.

Sánchez concuerda con Brenes: “Me parece que a los devotos les tiene sin cuidado si la Iglesia lo ratifica o no. Santo Domingo ha sido la única imagen que ha sido secuestrada y el pueblo se ha impuesto siempre, es un caso de religiosidad popular… el más importante”.

“Minguito” el santo patrono de hecho, va de regreso a la parroquia de Las Sierritas, donde aguardará otro primero de agosto para movilizar a medio mundo en torno suyo, y mientras aquí como que no ha pasado nada.

En la antigua Catedral está un relieve con la figura clásica del apóstol Santiago montado en un caballo con una lanza matando a un moro. Del patrono de los Managua por derecho no se escucha ninguna bulla en la capital.