•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tras el estreno del tema que le llevó a Mejía Godoy años de trabajo para poder sintetizar la historia en el pentagrama, el cantautor presentó Oratoria a los mártires del 23 de Julio, que fue la antesala para que el artista plástico y cineasta Ramiro Lacayo Deshón hiciera el preámbulo para la proyección del corto El Centerfielder.

De la película que contó con guión escrito por el norteamericano Robert Young, Deshón compartió con el auditorio que es un trabajo de 1984 que debe considerarse prácticamente como histórico, porque en ese entonces se enfrentaron con que “no existía la tecnología del video y las cámaras hacían un ruido tremendo, no se podía hacer sonido directo, sino con una pantalla de televisión tratando de sincronizar infinitas tomas que cayeran realmente sobre el movimiento de los labios”.

Además, reveló que “El centerfielder”, extrañamente quiso ser censurado por parte de algunas autoridades.

“El centerfielder”

Tras superar fallas técnicas, “Matraca” Parrales, el jardinero central al que se le zafó una palomita en el juego de la selección nicaragüense contra Aruba, apareció en la pantalla encarnado por Reynaldo Coca.

En las imágenes en blanco y negro sobresalió la luz proveniente de un foco que se posó sobre el rostro de “Matraca”. La ruidosa y sarrosa verja de la celda en la que estaba recluido se abrió para llevarlo ante la autoridad.

Sencillo pero digno, y a ratos desafiante, evocando en parte la escena del interrogatorio de Poncio Pilatos a Jesucristo, “Matraca” enfrentó la interpelación del capitán, quien tenía su expediente cargado de informes que lo vinculaban con movimientos armados contra la dictadura.

El filme es un relato que siguió fielmente el hilo argumentativo del cuento original y que fílmicamente fue construido con transiciones escénicas que oscilaron entre el interrogatorio que significaba el tiempo presente y los flash back del beisbolista que se remontaban hasta sus días de gloria en el juego de pelotas en la calle lodosa ubicada a los pies de una iglesia.

“Uno quiere ser bueno a veces”, fue el argumento hipócrita del capitán que antecedió la treta del plan fuga, en la que se tejió la urdimbre de que en un juego de pelota realizado en el patio de la prisión, “Matraca” en lugar de correr tras la bola saltó la barda para escaparse, por lo que los guardias se vieron obligados a dispararle.

Al finalizar el corto, Lacayo Deshón reflexionó acerca de la importancia de que el cine nicaragüense se nutra más de la narrativa nica, porque considera que se ha explotado muy poco esa cantera: “Realmente tenemos una historia literaria y narrativa muy rica para llevarla a la pantalla”, aseveró.

Ganador del premio Carátula

Y como parte de las jornadas festivas se realizó la convocatoria al primer certamen de cuento corto centroamericano impulsado por la revista digital Carátula, que dirige Sergio Ramírez, en la que resultó ganador el escritor guatemalteco Maurice Echeverría.

Echeverría obtuvo el reconocimiento compitiendo contra 211 cuentos, de los que fueron preseleccionados 25, hasta que finalmente el jurado votó por unanimidad por premiar a “Pura sangre dieciochera”.

“Maurice Echeverría fue el ganador con un cuento sobre un joven pequeño burgués que se introduce en el submundo de las pandillas. Es un relato que está muy bien logrado porque tiene un lenguaje que se adapta a las situaciones e imágenes que está reflejando, porque es un cuento muy visual y muy rico”, comentó Lacayo Deshón.

Por compromisos laborales, el escritor y periodista que cuenta en su haber varias publicaciones, no pudo asistir a la ceremonia en la que lo premiarían; sin embargo, aprovechó las bondades de la tecnología y grabó un video para agradecer por el premio.

“Me siento honrado por recibir este premio porque estoy seguro de que competí con trabajos de verdadera integridad literaria que entraron al concurso, razón de más para sentirme emocionado y gracias a Carátula, al jurado y a Ulises Juárez.

Agradezco a Sergio Ramírez, de quien celebro el genio, la vida y la integridad. En Guatemala tenemos varias referencias literarias monumentales pero muchas de ellas ya no están con nosotros, en cambio ustedes en Nicaragua tienen la estimulante ventaja de contar con la presencia de Sergio Ramírez ahí mismo, es una presencia que traspasa tantas fronteras, es universal entre muchos otros escritores. Él es muy generoso con su literatura y propicia y ayuda a otros a que hagan la suya, está comprometido desde hace mucho tiempo, un auténtico conductor de lucidez.

Celebro los 70/50 de este gigante y nos veremos pronto en una esquina, reciban de mí mi franca amistad”, fueron las palabras de Echeverría.

Agradecimiento de Sergio Ramírez

Y como el homenajeado y su obra forman parte de un mismo cuerpo, la jornada de clausura continuó con la intervención del poeta Ernesto Cardenal y de Sofía Montenegro, a quienes se les encomendó la tarea de leer fragmentos de una obra de Ramírez que a ellos les gustara. El monje trapense optó por acudir al inicio de Castigo Divino mientras que Montenegro arrancó las carcajadas del auditorio con la lectura de un extracto de “La fugitiva”.

Concluidas las lecturas, al fin subió al estrado el cumpleañero, quien echó mano de su ingenio particular y compartió que mientras se resolvían los problema técnicos que impedían la proyección de “El Centerfielder” se acordó de uno de sus personajes que calcó de la vida real, Cornelio Silva, quien fue asesinado bajo la acusación de participar en el complot para quitarle la vida a Anastasio Somoza. Él tenía un cine y cuando se le descomponían las películas él pedía que encendieran las luces, subía al escenario y contaba al público el resto de la cinta, así que él pensó que de alguna manera hubiera podido improvisarla.

Y luego del entremés, el autor de Margarita está linda la mar, agradeció “con emoción y cariño” todos los homenajes realizados durante este mes y mostró su aprecio por embajadores, escritores y familiares que hicieron posible la jornada que concluyó este viernes en el Centro Cultural de España en Nicaragua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus