•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Como Embajador de Francia considero que es muy importante compartir con Nicaragua el idioma francés, pero también es importante compartir el español a través de los nicaragüenses que van a Francia, donde son profesores que enseñan el español, atendiendo que es importante que haya solidaridad entre los idiomas latinos, sin olvidar que el francés es un idioma oficial en las relaciones internacionales y es muy importante en la vida internacional y en el Derecho”, señaló el embajador Antoine Joly.

Este programa se desarrolla desde 1999 y permite que los jóvenes nicaragüenses seleccionados estén en Francia durante siete meses, donde semanalmente imparten 12 horas de clases a los estudiantes de las escuelas en las que los ubican. Cabe destacar que los embajadores del idioma son distribuidos en todas las regiones de Francia.

Recientemente, en la residencia del embajador se realizó un cóctel de despedida para el grupo de asistentes que viajará en las próximas semanas a Francia, asimismo, estuvieron presentes algunos de los que ya regresaron, y compartieron su experiencia.

Xóchitl Aguilar estudiaba francés en la Alianza Francesa y cuando estaba en el último nivel de estudios aplicó para este programa. Casi un año después, manifiesta que es una experiencia magnífica a través de la que conoció cómo es el sistema educativo en Francia.

Por su parte, Marcela Martínez estudió francés en la UNAN-Managua y desde que entró a la carrera se fijó como meta viajar a Francia, lo que se materializó al finalizar sus estudios.

Mientras tanto, la joven Sonia Martínez compartió que cuando estaba en tercer año de Traducción Francesa, aplicó y quedó seleccionada, sin embargo su intención fue truncada porque no tenía la edad requerida. No obstante, no se dio por vencida y volvió a aplicar, y la seleccionaron nuevamente.

En cuanto a la experiencia, Marcela Martínez dijo que sus alumnos “siempre querían estar conmigo, nunca habían escuchado de Nicaragua y preguntaban de nuestra historia y cultura. Uno de mis sueños era conocer los museos, y cuando fui al Louvre no lo podía creer, toda la experiencia fue linda”.

Finalmente, Sonia compartió con el grupo que va hacia Francia, que haber sido asistente de español es único, “quizás pueda volver a Francia, pero no va a ser lo mismo, porque el contacto con los estudiantes es inigualable”.

Por su parte, los jóvenes que van a viajar se mostraron muy contentos y compartieron un poco de cada uno en una entrevista que se publicará este miércoles en el suplemento Buena Onda.