•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Solo faltan tres días y el ambiente de festejo es contagioso. Las canas que pueblan la barba que empieza a crecer alrededor de su rostro le proporcionan un look interesante al hombre que en dos ocasiones ha sido parte de los 50 más bellos, según la revista People en Español.

Sus salsas son contagiantes, pero sus letras invitan a la reflexión no solo romántica sino también social. Este 28 de septiembre, Luis Enrique “El Príncipe de la Salsa” cumple 50 años de vida, de los cuales ha dedicado la mitad a su carrera artística.

Y esta celebración de la vida llega de la mano con una nueva nominación a los Premios Grammy Latino, por su disco Soy y seré, hecho que lo tiene muy contento, según dio a conocer en la conferencia de prensa realizada este martes, en la que brindó los pormenores del concierto de festejo que se realizará este viernes en el Teatro Nacional Rubén Darío, donde cantará junto a sus tíos Carlos y Luis Enrique Mejía Godoy, La Cuneta Son Machín, Perrozompopo, Katia Cardenal, Nina y Sebastián Cardenal y Elsa Basil.

La conferencia fue muy emotiva porque el salsero compartió el aprecio que tiene a sus familiares y amigos que estarán con él esa noche especial, asimismo, adelantó que interpretará temas de todos estos artistas sin que puedan faltar las canciones que le han dado el trono internacional y lo han llevado a ser declarado ciudadano del mundo. En entrevista exclusiva con El Nuevo Diario, el extranjero que regresa a su patria a celebrar a lo grande su medio siglo de vida y el éxito de una trayectoria en la que el tiempo, los ciclos y el mañana han sido omnipresentes, dio algunos detalles de su vida musical y de porqué los celebra en Nicaragua.

¿Cómo escapaste de la influencia de la música de tus tíos para llegar hasta la salsa, un género que no se cultiva en Nicaragua?

No fue por accidente, la salsa me escogió a mí, pues nunca me propuse como meta ser un cantante de salsa. Crecí cantando el folclore nicaragüense y de alguna manera fui tomando cosas de esa influencia que desde niño recibí, por eso hice canciones medio trovescas como Así es la vida, Date un chance, Autobiografía.

En fin, de alguna manera fusioné esas influencias que de niño recibí, así que distanciamiento como tal de lo que hacen mis tíos no hay, porque mi salsa se ve desde la óptica del cantautor y de músico más que de la del salsero que quiere hacer música bailable. Toda la influencia de Nicaragua es parte de mi vida musical aunque no parezca serlo.

Exactamente, ¿cómo fue que llegaste a la salsa?

Por la percusión. Me desempeñé como músico de salsa mucho tiempo antes de cantar y cuando me di cuenta que podía hacer mi música fue cuando se llevaban las baladas famosas a la salsa. De alguna forma me vi escribiendo canciones para eso y fue con la orquesta Versalles, en la que hacía percusión y coro, donde me dieron oportunidad de grabar dos canciones mías.

¿Qué tan difícil fue irrumpir en la música en los Estados Unidos, siendo latino?

A manera de broma siempre digo: blanco, nicaragüense, toca percusión y canta salsa. Nada que ver con los parámetros dentro de la salsa. Tuve que probarme durante mucho tiempo. Fue importante haber empezado como músico porque conocía la raíz. Y la verdad es que sin el apoyo de Puerto Rico que era la meca del género, mi éxito nunca hubiese sido.

¿Cómo asimilaste el éxito lejos de tu familia y de tu patria?

El éxito se puede asimilar mucho mejor cuando está tu base sólida contigo. Yo no tenía a mi familia y todo lo enfrenté de manera novata y en los primeros años no supe cómo manejar tanto. Eran muchas responsabilidades que venían atadas. Debo haber cometido un sinnúmero de errores en mi proceso de aprendizaje. Luego me di cuenta de que aunque los premios son maravillosos, el verdadero éxito es ganarse el cariño de la gente.

¿Qué tal la experiencia de estar entre los más bellos?

Me parece comiquísimo, yo me imagino a alguien frente al espejo diciendo: ¡Qué guapo soy! Física y espiritualmente estoy bien, si eso es lo que la gente ve, aunque inevitablemente vamos camino a envejecer.

¿Tu cumpleaños es un regreso a la música nica?

Sí. Es interesante porque pasar de la salsa a un son nica con mi tío Carlos implica un tramo, me he dado cuenta de que es una música que tiene sus códigos y más con él que es tan autóctono. Los ensayos han sido como ir a la escuela nuevamente.

No lo veo como un concierto sino como una celebración, voy a estar con mis amigos, con mi orquesta que viene de Miami. Yo necesitaba sentir lo nicaragüense y llevarme eso en este momento tan importante.

Finalmente, Luis Enrique dijo que “este es el cumpleaños más importante, porque reúne muchas cosas, entre ellas 25 años de carrera, y el mejor regalo que he tenido es la nominación al Grammy Latino”.

Además, adelantó que no planea sacar a la venta un disco sino que irá lanzando sencillos porque se concentrará en su próxima aventura que será el DVD en vivo.

Tomenota:

Luis Enrique invitó a los nicaragüenses a acompañarle en esta ocasión tan especial, el viernes 28 de septiembre en el Teatro Nacional Rubén Darío, a partir de las ocho de la noche.