•   NUEVA YORK  |
  •  |
  •  |
  • AP

Existe una diferencia entre joven y juvenil. Oscar de la Renta, uno de los estadistas de la moda estadounidense, halló la manera de dar vitalidad a su colección de primavera, presentada el miércoles en la Semana de la Moda de Nueva York, sin descuidar a la mujer sofisticada de la alta sociedad.

El diseñador dominicano combinó faldas de seda de teñidos anudados con blusas de algodón blanco o chaquetas de tafetán. Entre los estilos de croché en su desfile, en una antigua iglesia de Park Avenue, presentó un elegante suéter azul marino de estampado geométrico y un suéter-vestido blanco.

Un estampado floral, empero, combinó bien con otros patrones tropicales pero lució más anticuado que retro.

Jennifer López estuvo entre las asistentes al show, que abrió con trajes de baño de una sola pieza y color. Varios de los vestidos, que suelen ser lo más destacado de las colecciones de de la Renta, sedujeron por su brillo y forma.

La última pieza fue despampanante: un vestido plateado bordado sin tirantes tan finamente hecho que apenas podían verse las cuentas.

En la víspera, Narciso Rodríguez presentó su colección ante espectadores que incluyeron en primera fila a Jessica Alba, Claire Danes, Julianna Margulies y Jessica Seinfeld.

El diseñador de ascendencia cubana, conocido por su maestría en el diseño de piezas ajustadas, apostó por el uso de cintillas para lograr una silueta estilizada, mientras que para otras piezas optó por las caídas sueltas con drapeados que se han impuesto como una tendencia de la próxima temporada.

Las líneas horizontales, que brindaron un efecto de rayas de cebra, lucieron sensacionales en las modelos. Sin embargo, para las mujeres que no son tan delgadas ni poseen piernas largas, un estampado que asemejaba pintura regada y los vestidos de corte asimétrico de chifón y seda serían una mejor opción.

Una de los conjuntos más destacados fue un seductor top negro de chifón que parecía transparente, con cuello en V, presentado a juego con una falda lápiz de lino negro.

Rodríguez revistió de elegancia sus trajes de noche agregando aplicaciones de pedrería a vestidos entubados de construcción simple. Mostró su lado más suave con vestidos de chifón bordados, así como con trajes negros acentuados con pequeñas flores de encaje en color verde y rojo.

El diseñador remató su pasarela con un diseño digno de una estrella de Hollywood: una blusa adornada de manera a juego con una clásica y femenina falda larga de chifón.