•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La grandeza de la sencillez es su principal característica. Apóstol de Afrodita como hacedor de belleza, Jeffry Manzanares se ha abierto campo en el competitivo mercado del estilismo profesional y gracias a su talento, perseverancia y disciplina ha logrado traspasar fronteras, al extremo que se prepara para representar a Centroamérica en el International Trend Vision Award a realizarse en España.

Manzanares explicó que cuando Wella Professional hizo la convocatoria para el concurso en Nicaragua, decidió participar porque deseaba experimentar nuevas facetas. Así llegó al evento en el que estaban estilistas de todo el país compitiendo por obtener el cetro en Nicaragua.

Para poder participar en la convocatoria, Trend Vision Award propone cuatro tendencias de trabajo y cada uno de los estilistas elige la que desea. En este caso, Manzanares optó por Roxy, un concepto inspirado en los años 70.

“Decidí trabajar Roxy porque es un concepto más latino, los otros eran más estilo europeo, mujeres ojos azules, cabello rubio y tez blanca. Primero elegí a mi modelo porque yo estaba consciente de que si encontraba el cabello adecuado podía hacer cualquier cosa”, señaló.

Una vez que encontró a la chica perfecta se puso a trabajar, no obstante, dice que hubo mucha gente en Nicaragua que “no creyó en mí, dijeron que ninguno de los que estábamos en plataforma éramos dignos representantes del país, pero también hubo otra gente que sí confió en mi talento, así que me eligieron para ir al certamen centroamericano después de prepararme en Laboratorios Suizos”.

En este concurso no solo cuenta el trabajo en el cabello de la chica, sino que es muy importante el papel que desempeñe la modelo, y sobre todo el vestuario, así que en este último campo Jeffry contó con el apoyo del joven diseñador Luis López, quien hizo algunas modificaciones en el atuendo para ir a la justa regional.

Ya con los cambios efectuados, el estilista se preparó física y mentalmente para emprender el viaje hacia El Salvador, país sede del concurso.

Mil y una anécdotas

Además de los nervios por ir a un concurso regional, a este estilista le sobrevinieron algunos inconvenientes, como el hecho de llegar tarde a la terminal del bus que lo llevaría a El Salvador, sin olvidar que cuando llegó al punto donde los organizadores los recogerían, ya no había nadie.

“Mi asistente Byron Ruiz, mi modelo Maryam Chávez y yo nos encontrábamos prácticamente perdidos, así que pasamos mil contratiempos, pero Dios sabía por qué era”, recordó ahora entre risas, aunque seguro, en el momento pasó tremendo susto.

“El Salvador era mi competencia”

Manzanares dijo que cuando conoció a los estilistas del área que iban al concurso, se impresionó al ver a la modelo de El Salvador, que “era un mujerón, andaba el color de cabello espectacular y en ese momento yo me di cuenta que esa era mi competencia, aunque no era de mi tendencia vi que tenía con qué ganar”.

Pero Manzanares no se amilanó, porque estaba seguro de que había hecho un buen trabajo y su nivel de confianza incrementó cuando minutos antes del evento final llegaron los miembros del jurado a evaluar si el color del cabello era el exacto y si estaba parejo.

“Lo mejor fue que los jurados llegaron directamente donde mí, porque mi modelo era la que más llamaba la atención. Roxy es una mujer que tiene que halar todas las miradas, porque tiene una historia y es que es muy adinerada, pero al mismo tiempo es una prostituta que se acuesta con el que ella quiere, así que la modelo tiene que salir al escenario diciendo mírenme, deséenme. Y cuando llegó el primer jurado dijo que mi modelo era perfecta y otro que mi trabajo era espectacular, ninguno dijo cosas negativas”, prosiguió.

El joven “cirujano del cabello” dijo que en el escenario estaba seguro y eso se lo transmitió a su modelo, porque ahí tenía que terminar de arreglarla frente al público, y que además ella se desenvolvió muy bien, pues parte del puntaje dependía de su trabajo.

Ganó con amplio margen

Eligieron cuatro lugares y la diferencia de puntos entre el cuarto y el tercero fue de 1, mientras que el tercero del segundo se distanciaron por 3, además el margen entre el segundo y el primero fue de 8 puntos, y por si la ventaja fuera poco, esta es la primera vez en la que un concursante gana por unanimidad, lo que amplía los méritos de este chico originario del departamento de Carazo.

Según compartió Manzanares fue emocionante para él que el público lo apoyara, puesto que el presentador de la noche hizo una especie de encuesta rápida y los asistentes coincidían en que Nicaragua debía llevarse el trofeo.

“Es más que emocionante que los habitantes de otro país te apoyen, pues los mismos salvadoreños decían que Nicaragua debía ganar porque el presentador dijo digámoslo todos juntos quién debe ganar y gritaron Nicaragua, eso fue espectacular y luego todo el mundo me felicitaba y que ellos sabían que ganaría”, afirmó.

Además, reveló que cuando el presentador le preguntó cómo se sentía le dije: “Cuando salí de Nicaragua me despojé de mi nombre para vestirme con el de mi país, así que ahora me toca no solo llevar el de mi patria sino también el de las naciones centroamericanas con mucho orgullo porque somos banderas unidas”.

Se está preparando

El concurso será a finales de octubre en España, y Jeffry Manzanares es el único participante que representará a seis países, una responsabilidad enorme que lo llena de orgullo.

En cuanto a cómo se está preparando, dijo que le están dando clases de pasarela a la modelo, porque ella también va a competir, pues “además de mi trabajo también cuenta el vestuario y la actitud de ella, así que tiene que olvidarse de que está en 2012 y actuar como Roxy en los 70”.

Concluyó asegurando que dará lo mejor de sí, y que va bien positivo a buscar al menos un buen lugar.