•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • elpaisinternacional.com

En el mundo del artisteo las cosas están cambiando en lo que se refiere a gustos estéticos. Hay actrices que se muestran contrarias a la cirugía facial como Susan Sarandon. Otras como Nicole Kidman se arrepienten de haber pasado por el quirófano. Pero la última moda entre las estrellas es reivindicar sus kilos de más. Estar gorda ya no está tan mal visto en la industria del espectáculo. La última en defender sus kilos es Salma Hayek.

La actriz, de 46 años, afirma sentirse afortunada de poder seguir trabajando en Hollywood, ‘a pesar de ser mujer, haber pasado los 40, tener acento y... ser disléxica’. También se siente dichosa de sus curvas.

‘Estoy al límite de la gordura, porque me encanta la comida y el vino. Estoy demasiado ocupada en disfrutar de la vida como para ponerme a hacer dietas’, confiesa a la revista Harper’s. Christina Aguilera no habla de sus kilos de más, pero no los oculta.

La artista ha demostrado en el vídeo de su nuevo tema, Your body, que no tiene ningún problema en mostrar su nueva figura. Y desmiente que haya sufrido presiones de su discográfica por sus curvas, que quedan al aire en la revista Billboard.

Aguilera es una más de las muchas cantantes que han tenido que lidiar con titulares enfocados en su aspecto físico por encima de sus dotes vocales. Maria Callas, Janet Jackson, Mariah Carey, Jennifer Hudson, Amy Winehouse o Adele integran una larga lista a la que recientemente se han sumado Demi Lovato o Lady Gaga, que han confesado haber sufrido desórdenes alimenticios.

La actriz francesa Catherine Deneuve y su colega Gérard Depardieu han sido los últimos en sumarse a la moda de luzca unos kilos de más. Ambos reconocieron en Berlín el miércoles pasado su preferencia por las personas con curvas frente a la extrema delgadez.