• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Un niño nacido en Guatemala hijo de nicaragüenses llegó a la tierra de sus padres cuando tenía seis años “en el vapor Chiriquí, de bandera panameña, un martes 31 de marzo de 1931, día del terremoto de Managua”, según él mismo lo dijera.

De acuerdo con Pablo Centeno, la persona que se ha consagrado al estudio y compilación de la obra de Carlos Martínez Rivas, CMR, el genio del poeta ha levantado la historia cultural de Nicaragua y de Hispanoamérica.

Al celebrar hoy el 88 aniversario del natalicio de Carlos Martínez Rivas, El Nuevo Diario conversó con Pablo Centeno, un hombre que considera que vio a tiempo su brillo y que por devoción se le acercó y ha explorado, investigado y estructurado todo lo que ha ido encontrando sobre su obra.

En esta fecha tan especial, Centeno adelantó que están trabajando en la reedición de Poesía Reunida, “una misión muy ardua porque estará lo más completa posible, viene con una introducción mucho más rigurosa, con más notas alusivas a los poemas, la bibliografía se ha doblado, incluso presentaremos 11 poemas inéditos de diferentes épocas, desde su adolescencia hasta su último periodo”.

Con sencillez, Centeno reconoce que ha tenido limitaciones de recursos para realizar esta labor, debido a que no es mecanógrafo, maneja mal la computadora y ha estado enfermo durante diversos periodos.

Centeno fue el fundador de la Cátedra Carlos Martínez en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua, y recuerda que en 1984 CMR brindó su primer recital en esa casa de estudios, “una institución académica que se debe al reconocimiento de los altos valores culturales de la nación por lo que fue aceptada mi propuesta de crear la cátedra que llevaba su nombre”.

Según explicó el exdirector de Cultura de dicha universidad, la creación de la cátedra tenía como fin acercar al poeta a la universidad, para posibilitarle espacios y ayudarle porque estaba en una situación incómoda, sin embargo, manifiesta que “él (CMR) decidía qué hacer, de qué hablar y cuándo, la cátedra se inauguró el 11 de marzo de 1991, en ese año dictó una conferencia mensual hasta diciembre. En 1992 no nos dio ni una lección, en el 93 murió la parte de su presencia física, él no quiso volver a llegar porque esto consistía para él un burocratismo idiota, él con su carácter era incapaz de soportar algo así”.

No podía escapar a la memoria de Centeno el hecho de que en febrero de 1998 la UNAN-Managua le dio el Honoris Causa y que los festivales artísticos 1997 y 1998 se dedicaron a CMR, y como nota relevante manifestó que el de 1998 se clausuró el 8 de junio, ocho días antes de su muerte.

Centeno escribió en la obra Carlos Martínez Rivas “Como toca un ciego el sueño” que CMR pertenece a la estirpe de los raros. “A una raza de artistas y proscritos que “cumpliendo la predicción de Rimbaud- devienen visionarios al entrañar en la singularidad de sus vivencias la extrañeza exuberante de la cambiante eternidad de lo fugaz”, esbozó. Como pincelada de su temple, Centeno manifestó que “Carlos tenía muy marcada su persona, solitaria, sanguínea en su temperamento, no era tan comunicativo o efusivo era un hombre de interior, espiritual, había que dejarlo vivir tranquilo”.

Por otro lado, enfatizó en el que el poeta que amaba los gatos tenía total desinterés por la apariencia, y como anécdota comentó que “Carlos Martínez era pie plano, por ello prefería usar los zapatitos chinos , así cuando se le dio el Premio Nacional de Humanidades en el Teatro Nacional Rubén Darío y el Honoris Causa en la UNAN su vestimenta creaba un contraste con la formalidad de la ocasión, pero a él le valía si la vestimenta era adecuada o no, pues lo que le importaba realmente era sentirse cómodo”.

Festejo en el INC

Héctor Avellán, director del Departamento de Literatura del Instituto Nicaragüense de Cultura, dijo a El Nuevo Diario que esta institución tiene los derechos de la obra de CMR y por ello van a celebrar este 88 aniversario de su natalicio, así que proyectarán un documental realizado por Wilmor López y luego habrá lectura de poesía en el jardín de Ibsen.

Las actividades en homenaje a CMR iniciarán a las cuatro de la tarde en la sala de proyección de la Cinemateca Nacional ubicada en el INC.