• Toro, España |
  • |
  • |

El escritor hispanoperuano Mario Vargas Llosa, que hoy recibió en Toro, al noroeste de España, un homenaje por su apoyo a la tauromaquia, defendió la fiesta brava como un hecho cultural y "fuente riquísima de inspiración" para todas las artes y las letras.

Vargas Llosa aseguró que si abolieran las referencias a los toros se empobrecerían la poesía, la pintura, la música o la filosofía, ya que la tauromaquia "ha irrigado prácticamente todas las manifestaciones de la creatividad artística y cultural".

El escritor, que recomendó la lectura de la primera novela de su paisano José María Arguedas para descubrir cómo en Perú los descendientes de los incas asumieron como propia la fiesta de los toros, subrayó que al igual que allí ese proceso se ha dado en Colombia, Venezuela o México, países donde los toros forman parte de "la tradición, la cultura y la costumbre".

A su juicio, la fiesta se mantiene "absolutamente viva" y en lugar de disminuir va creciendo, y ha enmarcado la prohibición de las corridas en la región española de Cataluña dentro de campañas que utilizan a la tauromaquia por motivos políticos.

NO HA LEIDO A MO

Sobre la prohibición en Bogotá, Colombia, indicó que está cuestionada desde el punto de vista legal y mostró su esperanza en que la afición taurina colombiana "imponga sus propios punto de vista" para restablecer la tauromaquia en la capital de Colombia.

El autor de "El sueño celta" invitó a los aficionados a defender los toros "con claridad y sin complejos de inferioridad", y puso de relieve que la tauromaquia "hunde sus raíces" en el pasado de Europa y está extendida por todo el mundo, además de recordar a los antitaurinos que sin la fiesta desaparecería este "hermosísimo animal".

Por otra parte ha destacado el periodo de convivencia pacífica favorecido por la UE, a la que se ha concedido el premio Nobel de la Paz, y ha confesado, por otro lado, que no ha leído aún a su colega chino Mo Yan, distinguido en el apartado literario.

Sobre Mo Ya ha declarado que, cuando tuvo la oportunidad de conocerlo en China, le sorprendió el interés que aquel tenía por la literatura hispanoamericana y especialmente por el colombiano Gabriel García Márquez.