• Uruguay |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El tres de octubre, en Uruguay los integrantes de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Representantes Parlamentaria, aprobaron y firmaron el proyecto de ley para la creación de un Santuario de Ballenas y Delfines, que hasta el momento lleva casi siete mil firmas de apoyo.

Impulsado por los escolares de los departamentos de Maldonado y Rocha, la Organización para la Conservación de Cetáceos, OCC, presentó junto a estos, el proyecto de ley que fue aprobado por los diputados. Estos demostraron estar sumamente agradecidos y complacidos, respaldando plenamente la propuesta, comenzando por G. Amarilla quien preside la comisión, siguiéndole todos los miembros que se sumaban con su firma y con palabras de satisfacción por tan positiva propuesta. Ahora esperan los senadores, el próximo miércoles 17 se presentará a la comisión respectiva de la Cámara de Senadores.

El padrino de la campaña Carlos Páez Vilaró, dijo estar muy complacido de poder apoyar la conservación de estos animales que toda su vida admiró desde Punta Ballena, asimismo Agó Páez, la artista y gran amiga de la OCC.

Eduardo Galeano dedicó un poema sobre el “Santuario de la Vida”, que ilustra la significancia de los océanos y como nos verían a los seres humanos, quien también envió sus saludos gratificantes.

El Santuario permitirá preservar las especies amenazadas de Ballenas y Delfines que en forma temporal o permanente surcan aguas uruguayas, integrando la investigación científica, el aprovechamiento turístico responsable, la educación y sensibilización ambiental. Se trata de un proyecto que posiciona y jerarquiza a ese país a nivel regional e internacional (son solamente seis los Santuarios en Latinoamérica).

El Santuario es de enorme utilidad para sensibilizar y promover la protección de cetáceos amenazados que habitan las aguas, mediante la prevención de diversas amenazas: colisiones letales de megabuques con ballenas, contaminación química y sonora, entre otros.

A partir de su aprobación, se pretende minimizar y prevenir impactos ocasionados por colisiones, enmalles, contaminación química, sonora y polución. Queda definitivamente impedida la cacería, incluso con fines científicos.

Los Santuarios Marinos son una figura reconocida a nivel internacional, en lo que respecta a conservación de hábitat y especies. Cada vez son más los países que la adoptan, otorgándoles un reconocido estatus en lo que a esta temática refiere. Solamente en América, existen 21 santuarios: 15 en América del Norte y seis en Latinoamérica (Brasil, Chile, Costa Rica, México, Panamá y República Dominicana).

Los Santuarios Marinos no se contraponen con la laicidad establecida por los países como estados soberanos, sin relacionarse en absoluto con ningún aspecto religioso o eclesiástico.

La figura del Santuario no se contrapone ni obstaculiza proyectos de desarrollo costero marino, sino que sugiere y promueve medidas de prevención y mitigación de posibles efectos negativos que pudiesen derivar de estos.

En concreto, contribuye a que los proyectos de desarrollo costero marino puedan ser realizados, minimizando al máximo impactos en perjuicio del ambiente de los cetáceos.