•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hoy sonríe y le da a su vida otro sentido, siente que renació como el ave Fénix luego de ganarle la batalla al cáncer de mama, y asegura: “La detección temprana me salvó de la muerte”.

Y es que doña Lidia Valverde, de 66 años, desde una cómoda silla y bajo la sombra de un frondoso árbol en una de las fincas de la comunidad Las Pampas en León, recordaba aquellos días cuando sentía que había perdido la batalla por la vida.

Rememora que fue el triste noviembre de 2011, cuando asistió a la clínica de Pro Mujer a causa de un extraño bulto que estaba alojado en su seno izquierdo.

Un mes atrás, doña Lidia y otras mujeres de su comunidad habían recibido una capacitación sobre cómo realizarse el autoexamen de mama. Un día después de esas charlas, Lidia tomó la decisión de practicarse por primera vez en su vida una autoexploración. Asustada, sintió una bolita en su seno. Al hacerse atender y recibir información y otros exámenes complementarios, llegó uno de los momentos más temidos, pues casi podía percibir el diagnóstico: cáncer de mama. La bolita que tenía en su seno era un tumor maligno, que de seguir creciendo la llevaría a la muerte.

La noticia le cayó como balde de agua fría, fue muy duro; sin embargo, cuenta que lo tomó con serenidad. Es una mujer viuda pero fuerte. Aunque el tratamiento fue doloroso, le hicieron una mastectomía para eliminar el tumor.

“Fue un año muy duro”, dice sin poder evitar romper en lágrimas. Su vida cambió y los primeros meses sin uno de sus senos se tornaron traumáticos. Pero ella le pone al mal tiempo buena cara, y estas circunstancia tampoco la derrotó, ni se amilanó por como lucía su físico. “Yo me pongo el brassier de aumento y le meto una pañoleta esponjadita, cambié mi forma de vestir para cubrir un poco mis senos”, dice con valentía.

Doña Lidia hoy disfruta la nueva oportunidad que le ha dado la vida. “Me siento feliz, por estar viva compartiendo con ustedes mi lucha”, dice con emoción.

Esta mujer finaliza su historia aconsejando a las mujeres, en especial a las jóvenes, que estén más pendientes de su salud, ya que esta enfermedad es dolorosa, no solo para quien la sufre, también para sus familiares.

La campaña de lucha contra el cáncer ella la está promoviendo con cuatro mujeres de su familia, sus hijas y nietas.