•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una vez que el público colmó el local, como muestra de éxito en la convocatoria, en la pantalla colocada al fondo del escenario se proyectó un vídeo capaz de tocar los corazones menos enternecidos. A través de él se destacó cómo los niños que nacen con labio leporino y paladar hendido luchan por crecer y ser aceptados, no obstante, el mensaje central giró en torno de que bastan 45 minutos para transformar el camino de estas personas, a las que Operación Sonrisa busca cambiarles la vida para siempre.

Una vez que el mensaje había llegado con éxito a sus destinatarios, la blanca pasarela lució impecable pero fue opacada por la belleza y el carisma de las beldades que no necesitaron más presentación que sus deslumbrantes portes, que calzaron a la perfección con los vestidos de la colección del diseñador peruano Eduardo de las Casas, quien presentó trajes en los que la gama de colores varió entre blanco, negro y rojo, con cortes que dejaban los hombros al descubierto y estilizaban aún más las figuras de las misses.

El público no vaciló en mostrar su respaldo a la soberana de la belleza nacional y se desbordó en aplausos cuando Farah Eslaquit salió al escenario, asimismo, recibieron con la calidez de los aplausos a Leila Lopes en su primera pasarela, a la que salió con un vestido blanco que realzaba el tono de su piel.

Mientras las bellezas solidarias realizaban el cambio de vestuario correspondiente, los animadores de la noche, Iván Taylor, presentador de Telemundo y de origen nicaragüense, y Ana Sofía Pereira, Miss América Latina 1992, llamaron al escenario a la niña Diana Millón, beneficiada por Operación Sonrisa que hoy puede vivir plenamente y sueña con llegar a ser Miss Universo, por lo que le obsequiaron una corona que alimenta su anhelo.

Posteriormente el negro se adueñó del local, pues las 16 reinas usaron modelos de ese color durante la pasarela en la que las joyas de Fabrizio Giannone relucieron en las orejas, cuellos, dedos y muñecas de las jóvenes.

Tras ese desborde de buen gusto y distinción, el público apreció un fragmento de la visita de las soberanas a los niños con labio leporino y paladar hendido que serían sometidos a la cirugía reconstructiva que les cambiará su vida y les abrirá las puertas de un mejor mañana.

Mientras las imágenes se diluyeron en la pantalla, el humo invadió el recinto y nuevamente las chicas entraron en escena, esta vez con las piezas de alta costura de la colección Otoño de la diseñadora miamense Mayda Cisneros, quien introdujo el rosa y el azul en diversas gamas.

Pera lo mejor estaba por venir en un show revolucionario que logró un montaje de primer mundo gracias a la utilización de tecnología de punta, pues el cierre de la pasarela fue con un desfile de los voluntarios médicos, civiles y estudiantes que se han sumado a la causa de Operación Sonrisa Nicaragua, para hacer realidad las cirugías de todos esos niños beneficiados a los que no solo les practican el procedimiento sino que les dan acompañamiento psicológico y vigilan cómo va el crecimiento de sus dientes y el funcionamiento de otros órganos afectados.

Sin lugar a dudas, el derroche de sonrisas de cada miss en la pasarela será recompensado con la felicidad de los niños con labio leporino y paladar hendido, así como la de sus familias, porque para enero de 2013, gracias a los fondos recaudados en Fashion for Smiles, que contó con patrocinio de El Nuevo Diario, tendrán un centro de atención de referencia nacional.