•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Busco un baterista, un bajista y un guitarrista”, se leía en las papeletas que Orlando Marco anduvo pegando en las universidades para lograr constituir una banda musical.

El texto tuvo eco y varios interesados llamaron al número que se indicaba en la publicidad y así comenzaron las audiciones en las que Marco buscaba compañía para fundar un movimiento punk rock, pues en Brasil ya había practicado ese género hasta entonces desconocido en Nicaragua.

Con una guitarra acústica y unos bongoes comenzó la historia de un grupo que innovó en la esfera musical del país y cuyos miembros poco a poco fueron reuniendo los instrumentos y luego construyeron un cuarto de ensayos para preparar el arsenal punk con el que se iban a enfrentar a Nicaragua.

“Metal contra las nubes” fue el nombre con el que se dieron a conocer en 1997, sin embargo, fue una “marca” efímera puesto que los integrantes de la nueva banda, que en realidad tocaba post-punk con matices de rock gótico y trazos de hard rock clásico, tomaron conciencia de que esa denominación estaba más que divorciada de su trabajo, así que pasaron a llamarse División Urbana.

Milton Hernández, el baterista, había vivido en Estados Unidos gran parte de su infancia y adolescencia, así que conocía las mismas bandas que Orlando e inmediatamente se identificaron y comenzaron a reunirse para componer canciones.

“Lo que queríamos era hacer canciones nuevas y canciones que hablaran de nuestras vidas, no de historias de brujas ni de magos, ni guerreros ni héroes, de nosotros, los de costumbres urbanas, del ejército de gente que hay en la ciudad”, señaló Marco.

En 1998 División Urbana se consolidó como un trío en el que Orlando Marco estaba en la guitarra y voces, Milton Hernández en la batería y Claudio Montenegro en el bajo. Todos compartían el mismo gusto y las mismas influencias.

“Así organizamos nuestro primer concierto y decidimos juntar varias bandas para recaudar alimentos y ropa para los damnificados del Huracán Mitch, mientras en la radio sonaba el primer single ‘Si te digo que acabó’”, señaló.

Entre idas y venidas de integrantes, División Urbana ha oscilado entre ser trío y cuarteto, pero sin importar el número de sus integrantes nunca ha perdido la visión de ir tras el éxito, de ahí que se consolidó como banda post-punk y aún en un contexto dominado por el metal, logró reclutar filas de seguidores, por su originalidad, sus letras y la presencia escénica.

Sobre sus discos

En 2004 División Urbana ganó un importante concurso de bandas y compuso un jingle con la canción “El Blues del Soñador”, tras esta experiencia abrió su primer concierto internacional para Paulina Rubio y lanzaron la versión rock de la canción “Nicaragua Mía”, de Tino López Guerra.

Según compartió Orlando Marco, fue hasta 2005 que grabaron su primer disco que se llamó igual que el grupo. Una vez que tenían el material realizaron el lanzamiento en el Teatro Nacional Rubén Darío, siendo la primera banda de rock que tocó en la Sala Mayor.

Cuatro años pasaron para que naciera Ángeles de Mármol, el segundo disco de estos chicos que donaron las ganancias a una fundación dedicada a erradicar el trabajo infantil en Nicaragua.

Haciendo punk, gótico y hard rock en Nicaragua, la música de División Urbana ha logrado trascender fronteras y al cumplir sus 15 años, Orlando considera que “otras líneas musicales están apareciendo y los urbanos se mantienen en evolución coherente, sentimos que podemos alcanzar otras fronteras musicales, romper otras barreras y que hay un mundo de posibilidades y que somos como niños en una juguetería de sonidos. Sin duda viene una nueva línea y esperamos que sea mejor que la anterior”.

Estos chicos han abierto conciertos para Molotov, El Tri, Jaguares, Beto Cuevas, Rata Blanca, Belanova, Paulina Rubio, Moderatto y los alemanes Die Toten Hosen.

Planes a Futuro

Y como piensan celebrar quince años más, División Urbana actualmente trabaja en la composición y arreglos de canciones que formarán parte de su tercer disco.

“El objetivo ahora es buscar expandir fronteras, usar las redes sociales, el Internet y luego entrar de cabeza en la promoción del material. Queremos grabar en nuestro estudio casero y enviar las mezclas a Argentina de nuevo con Jorge Ciconi, después ya veremos que nos trae la suerte”.

Entre los planes a corto plazo está una gira departamental. “Vamos a estar visitando los departamentos, principalmente aquellos lugares donde no pasa nada. Ahí les vamos a llevar rock a la plaza del pueblo. Vamos a llenar Nicaragua de Rock and Roll!!”