•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una mirada al pasado de un grupo de afrodescendientes cuya cultura enriquece no solo la historia sino el presente y el rumbo de una nación teñida por la multiculturalidad. The black creoles es un discurso cinematográfico realizado por dos mujeres, cuya pasión por el cine las ha unido por más de 20 años en un proyecto llamado Luna Films.

Martha Clarisa Hernández y María José Álvarez son las soñadoras que apostaron por realizar ilusiones en cintas, y quienes esta vez atendieron una convocatoria para el festival Cinemaissí, dedicado al cine latinoamericano y caribeño que se celebra en Helsinki, Finlandia, cada octubre, desde 2005.

La trascendencia del festival podría graficarse retomando la información que Wikipedia da de su edición anterior: “En el año 2011 Cinemaissí exhibió 41 películas (ficciones, documentales, largos y cortometrajes) provenientes de 14 países, e invitó a tres cineastas de Chile, Venezuela y Colombia. El festival atrajo a aproximadamente 3,200 espectadores”.

“Este festival tiene nueve años, es especializado en cine de Latinoamérica y del Caribe, cuando nos llegó la convocatoria nos animamos y mandamos nuestro trabajo. Había ochenta obras en competencia para entrar al festival en un proceso de preselección en el que clasificaron 12 obras para competir”, señaló Álvarez.

El documental The black creoles no solo clasificó, sino que obtuvo el segundo lugar del certamen, lo que según Álvarez les abre las puertas para la difusión en el norte de Europa.

Además, explicaron que The black creole es un trabajo que terminaron hace más de año y medio, y que trata sobre la historia de los negros en el Caribe nicaragüense, específicamente del grupo Creole, por lo que tiene un componente histórico y actual.

“Es un documental cinematográfico que registra desde la llegada de los primeros negros que se autodenominaron creoles hasta nuestros días, pone énfasis en sus aspiraciones, luchas y valores. Se estrenó hace un año y le ha estado dando la vuelta al mundo, ya se exhibió en Taiwan, San Andrés, España, Holanda y Bruselas”, aseveró Hernández.

Hace un año la premier fue en Bluefields, y según las cineastas esa fue la primera vez que se hacía una premier en el Caribe. Ellas afirman que es muy importante que este documental sea difundido, porque fue hecho para mostrar la riqueza cultural y  ancestral de este grupo étnico que forma parte de nuestra identidad nacional.

Desde el aspecto técnico, The Black Creole contó con música original, cámara de Frank Pineda y edición de Gerardo Arce, “un trabajo de equipo que requirió tiempo y dedicación, porque cuenta realmente cosas desconocidas de esa otredad de Nicaragua”, según Martha Clarissa Hernández.

Además de participar en Cinemaissí, el documental fue presentado en Bruselas, en el Centro Cultural de Ucle, donde el público se mostró muy interesado en conocer más detalles sobre la cultura Creole. “Sala totalmente llena, en su mayoría un público ligado al mundo político, diplomático y cultural de Bruselas, también estaban presentes nicaragüenses que viven allá”, informaron las directoras.

Su recorrido siguió por el Instituto Cervantes, donde la directora de la institución lo presentó como una “película etnográfica que relata, a través de pinceladas históricas, geografía humana que nos releva prácticas antiguas de sobrevivencia. Historias de vida cotidiana que muestran las particularidades culturales y tradiciones ancestrales de los pobladores de las distintas comunidades, su cosmovisión, memorias, sueños, identidades, retos, desafíos, así como su relación de antaño con el Caribe”.