• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El director argentino Alejo Hoijman llevó al Festival de Cine de Roma la realidad de un pequeño pueblo de Nicaragua, y el riesgo que supone hacerse adulto en este país con “El ojo del tiburón”, una cinta con la que busca la “descripción poética de un momento de la vida”.

Durante el rodaje del documental, el cineasta se adentró en la selva nicaragüense para narrar la historia real de dos jóvenes pescadores de tiburones, Brian y Maicol, que dejan poco a poco la adolescencia para convertirse en personas adultas, siempre ante la atenta mirada del “ojo del tiburón”.

Un título que, según explicó el director en una entrevista con Efe, encierra “una metáfora de los riesgos y amenazas a las que se enfrentan los niños en el momento en el que se hacen mayores”.

En la cinta de Hoijman, el peligro está presente en la

profundidad de la selva, en las especies salvajes que habitan en ella, y a las que los jóvenes deben enfrentarse diariamente; pero también en el problema latente del narcotráfico, los secuestros y las patrullas militares.

Ante la ausencia de posibilidades que ofrece la pequeña aldea de Greytown, en la que está ambientada la historia, los jóvenes pasan el tiempo pescando mientras sueñan con un futuro de riqueza material que les permita acceder a la vida urbana.

Así, el narcotráfico se convierte en esta pequeña localidad de la costa caribeña nicaragüense en la opción más fácil que actualmente muchos jóvenes ven para salir de la pobreza y poder acceder a lo

que el resto de adolescentes tienen en gran parte del mundo: un móvil, Internet y un televisor.

A pesar de que la problemática social está presente a lo largo del documental, “el trabajo no tiene un carácter de denuncia”, subrayó Hoijman, sino que “el objetivo del proyecto fue realizar una descripción poética de ciertos momentos de la vida que atraviesan ambos jóvenes”.

“No hay ficción en la película, tan solo dos personajes viviendo su vida ante la mirada de una cámara y un director”, aseguró Hoijman, quien explicó que su deseo es el de “registrar la vida cotidiana”.

El documental, que ha sido producido conjuntamente por España y Argentina, se proyecta en la sección “CineMAXXI” del certamen romano, dedicada a las nuevas tendencias cinematográficas, en la que también estarán presentes “Dream”, del actor y director estadounidense James Franco, o “Centro Histórico”, de Víctor Erice, Pedro Costa y Manuel Oliveira, entre otras películas. EFE