• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La fundación del Instituto Monseñor Lezcano en la Colonia Barbosa, en 1961, fue la “piedra angular” que llevó seis años después a la formación del grupo musical Los Ramblers, agrupación que este 18 de noviembre cumplirá 45 años.

Los hermanos Arturo, Denis y Fanor Ibarra entraron a estudiar a ese instituto y fueron los que iniciaron el grupo musical dejando correr sus talentos en presentaciones en el municipio de La Concepción, donde había un anexo del “Monseñor Lezcano”.

Recuerda Arturo --desde San Francisco, California-- que varios jovencitos decidieron participar en la formación del grupo musical en el que, Denis se hizo cargo del acordeón, Arturo de la mandolina y nuestro entrevistado de la batería, todos bajo la dirección del trompetista Gonzalo Jarquín.

En 1967 un amigo llegó a decirle a Denis que un night club necesitaba un organista. Debido al interés de tocar en un lugar, sus padres le compraron un órgano, porque ellos siempre apoyaron a sus hijos en el arte de la música.

Lamentablemente, cuando Denis llegó a ofrecer su servicio, el puesto ya estaba ocupado. Así que él con su órgano de doble teclado empezó a ensayar para ofrecer sus servicios al público, según cuenta Arturo.

Impulsados por integrante de los Black Demons

Arturo solamente tocaba mandolina y sus padres le compraron su primera guitarra para que empezaran a formar el grupo.

En ese tiempo apareció Julio Cuevas, hermano de los Ibarra por parte de padre, quien era el baterista de los Black Demons, él se les unió para apoyarlos en el ritmo. Así empezaron los ensayos de un grupo sin nombre y que tuvo su primera presentación en Nagarote, donde se denominaron Los Fantásticos”.

Una semana después llegó a la puerta de los Ibarra en el Barrio “Monseñor Lezcano”, Octavio Ortega, quien era conocido como “El Pájaro Loco”. Él trabajaba para Radio Corporación, habló con Arturo y le propuso hacer una presentación en la radio.

La idea gustó, pero Ortega sugirió cambiarle el nombre al grupo. Preguntó si les parecía el nombre de “Los Ramblers”, y de esa manera llegaron a llamarse así.

En 1970 ingresa al grupo el cantante costarricense Memo Neyra, recomendado por el oculista y músico de los Music Master, Polidecto Correa. Neyra llegó a Nicaragua con el deseo de grabar y ser un cantante famoso.

Hoy día, en el área de la Bahía de San Francisco y muchos otros lugares de los Estados Unidos, Los Ramblers han impuesto su prestigio musical honrando de esta manera a su país natal, Nicaragua, al que desean volver para interpretar su música.