•  |
  •  |
  • END

El Cayman sigue uno de los principios esenciales de Porsche: más potencia. Su motor de 6 cilindros desarrolla 217kW (295CV) a partir de una cilindrada de 3.4 litros, y proporciona un par máximo de 340 NM entre las 4 mil 400 y las 6 mil vueltas; y una reacción directa a cada golpe de acelerador.

En relación de 0 a 100km/h, el Cayman S apenas precisa 5.4 segundos. Su progresión no termina hasta alcanzar los 275 km/h. Unos datos impresionantes que no serían posibles sin una refinada aerodinámica.

La caja de cambios de 6 velocidades, con cortos recorridos de cambio, transfiere la elevada potencia, y el par motor de forma ideal. El interior ha sido configurado en función del conductor. Los materiales empleados irradian deportividad. Las esferas del cuadro de instrumentos son de color aluminio. A juego con ello, se han esmaltado las molduras de la palanca de cambio y del salpicadero en plata deportivo, además del volante, las palancas de cambio y de freno de mano y los tiraderos de puerta. También están tapizadas en cuero las tapas de los compartimientos de puertas.

Lo que más impresiona del Porsche Cayman S es la capacidad que tiene para rodar rápido por carreteras de montaña. Es un auténtico deportivo, con un nivel difícilmente igualable de agilidad y precisión; hay pocos vehículos que frenen y giren tan bien como el Cayman S.

El volante puede ser de distintos tipos: el “multifuncional” tiene unos mandos sobre los brazos horizontales, desde los que puede manejar la mayor parte de las funciones del sistema de sonido, del ordenador de viaje y, si están instalados, del teléfono y del navegador.

A diferencia de otros cupés, la altura libre al techo del Cayman es holgada, para las personas más altas.

Fuente: http://presse.porsche.de