•   Dubai  |
  •  |
  •  |
  • El País

Es su quinta tienda en Arabia Saudí y la 42ª de su cadena en el mundo. Pero la última inauguración de Paris Hilton no ha sido otra más, sino que se ha producido en La Meca, la ciudad sagrada a la que los musulmanes deben peregrinar al menos una vez en su vida.

Aunque solo se trata de un comercio de bolsos y accesorios, la asociación de la famosa y desinhibida nieta del fundador del imperio Hilton con ese destino religioso ha desatado la polémica... en las redes sociales.

“Me encanta la preciosa nueva tienda que acabo de abrir en el Mecca Mall de Arabia Saudí”, anunció Hilton en su cuenta de Twitter (@ParisHilton). “Hay otras formas de atraer peregrinos, y si la religiosidad es tan importante, ¿por qué se permite @ParisHilton una tienda en La Meca?”, respondió enseguida uno de los descontentos.

Enseguida el hashtag #parishiltonmecca dio pie para que admiradores y detractores de la celebrity se despacharan a gusto sobre su línea de productos, su éxito o su persona, más allá de la oportunidad de haber extendido su negocio a una ciudad conocida como centro de comercio desde los tiempos del profeta Mahoma.

Las ventas de los productos Paris Hilton aportan a su dueña unos beneficios de 10 millones de dólares anuales, lo que contribuye a mantener una fortuna estimada en 100 millones, según therichest.org.

Un tuitero le sugiere que ahora que tiene una tienda en La Meca, “¿qué tal hacer campaña por los derechos de las mujeres saudíes?”.