•   España  |
  •  |
  •  |
  • El País

Ernesto Cardenal recibió el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericanak, y lo dedicó a “los oprimidos y a los pobres”

El poeta nicaragüense Ernesto Cardenal (Granada, 1925) vivió una semana de homenajes y agasajos tras recibir el XXI Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, galardón dotado con 42,100 euros, y la publicación de la antología Hidrógeno enamorado.

Para este sacerdote, escultor y, por encima de todo, revolucionario, el premio que recibió de manos de doña Sofía en el Palacio Real de Madrid, “no era muy merecido”. Es la modestia de un religioso enfrentado al Vaticano, y que echa pestes del capitalismo y del imperio español en América.

Cardenal tiene además del Premio Reina Sofía, variadas razones para sentirse reconocido a sus 87 años. Estuvo en la presentación de la edición ilustrada de su nueva obra, El celular y otros poemas (Del Centro Editores); además está la salida del disco-libro Dos en uno, con 11 de sus poemas musicalizados e interpretados por la compositora Inés Fonseca, y la reedición de una de sus obras magistrales, Cántico cósmico (Trotta).

El celular y otros poemas lo integran cuatro largas composiciones inéditas. En una de ellas, El saqueo del museo de Irak, Cardenal arremete contra uno de sus enemigos favoritos, Estados Unidos, por no haber impedido a las tropas de EU., que arrasase con el gran espacio del arte de la milenaria civilización mesopotámica. El libro se acompaña de los dibujos del ilustrador Walter Canevaro en una edición cuidada con una tirada única de 100 ejemplares.

El revolucionario de eterna boina negra y pelo y barba blanca, quien se enfrentó a la dictadura somocista, protagonizó la llegada al poder del Frente Sandinista de Liberación Nacional en 1979 en su país, y fue ministro de Cultura hasta 1987, no se rinde. El guerrero vive su vejez fuertemente enfrentado al Gobierno de Daniel Ortega. Este hombre con fama de gruñón dedicó el premio “a los oprimidos y a los pobres”. Y antes de volverse a su tierra mostró su convencimiento de que “la revolución mundial es inevitable”. Poeta y revolucionario. Genio y figura.