•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

La delgadez y el porte aristocrático de la actriz Audrey Hepburn se tradujeron en un estilo que aún hoy, 20 años después de su muerte, sigue vigente. Sin proponérselo se convirtió en un icono y puso de moda el pelo corto, los pantalones piratas, los jerséis masculinos, las bailarinas y las gafas de sol grandes.

La frágil belleza de la actriz no se apagó con el paso de los años. Sin embargo, su vida llegó a su fin el 20 de enero de 1993 a los 63 años de edad a causa de un cáncer de colon.

Veinte años después de su muerte, su imagen sigue intacta por su exquisita elegancia y trayectoria profesional.

En una época dominada por actrices con exuberantes curvas que hacían gala de la voluptuosidad, la protagonista de “Charade” lució una imagen angelical, etérea y muy parisina gracias a prendas tan sencillas como el pantalón pitillo, los jerséis de cuello cisne y las camisas blancas.

La llamaron la musa de Givenchy porque él se convirtió en su modisto de cabecera y confecciono prendas exclusivas para ella, lo que le daba un toque más sexy y sofisticado a su delgada pero perfecta figura. Audrey Hepburn es un icono de estilo que ha traspasado décadas y modas. El negro, el blanco y el beige configuraban la paleta cromática de su armario.

Cuesta pensar que una de las mujeres más adoradas por el público y grandes del diseño durante generaciones tuviera tan mala suerte en el amor. La también llamada heroína romántica en la pantalla, tuvo una vida llena de carencias afectivas que solo suplió finalmente como Embajadora de Unicef.

El icono de la moda encontró el sentido a su vida en su labor con Unicef. Hizo misiones en Somalia o El Salvador como Embajadora de Buena Voluntad, pero en las condiciones de una voluntaria más, le reportaron un Oscar honorífico.

Filmes en que participó: “Sabrina”, “My Fair Lady”, “The Nun’s Story”, “Wait Until Dark” o “Breakfast at Tiffany’s” son algunos de los filmes en los que la dama del cine proyectó su magnetismo, su encanto y sello personal.

En los registros oficiales hay dos matrimonios: uno con Mel Ferrer y otro con el aristócrata y neuropsiquiatra italiano Andrea Dotti, con quienes procreo a sus dos hijos Sean y Luca.

 

Fuente: Cables Combinados