•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

De niña le encantaba contemplar sus fotografías familiares y las llevaba consigo a todas partes. No eran un juguete común, sino la inspiración de lo que más tarde se convertiría en su máxima pasión, la razón de su alegría y amada profesión.

Ver a Candelaria Rivera es contagiarse de la alegría que la embarga, y no es para menos, pues ha sido seleccionada entre las diez mejores del mundo, por la World Photography Organisation, que promueve varias iniciativas en categoría amateur y profesionales. En esta ocasión Candelaria representará a Motivarte, la escuela donde estudia en Argentina.

Para este concurso se convocó a las escuelas de fotografía y participaron casi 300. Cada escuela realiza su selección interna, basados en un tema y esta vez fue sobre celebraciones.

La fotografía seleccionada de Candelaria tiene por nombre “Ofrenda de colores a la Pachamama”. Se inspiró en una celebración popular de los pueblos andinos donde se realizan ancestralmente ofrendas, según una creencia, para fertilizar la tierra, sin que faltara jamás la cosecha. La imagen de Cande representa la alegría de los pueblos. Fue una imagen producida cuidando todos los detalles.

“Aunque voy en representación de mi escuela en Argentina, también representaré a Nicaragua y Sudamérica”, dice Cande, refiriéndose a la tercera etapa en la que debe presentar un proyecto de seis o diez fotografías para luego viajar a Londres, donde se conocerá al ganador.

“En este proyecto el tema es la familia, lo haré en el norte, en la montaña, con una familia del campo, quiero hacer algo de realismo mágico y captar la esencia armónica del calor familiar”, dice con alegría.

Todo empezó hace tres años

Cande hace tres años viajó a Argentina, tras culminar dos carreras profesionales se dirigió a cumplir un sueño y es así que realizó algunos cursos de fotografía. El director de la escuela tras ver su porfolio le ofreció una beca para estudiar una carrera completa. “Fue una decisión difícil, estar lejos de mi país era difícil, pero acepté. Esto me ha abierto puertas, he expuesto en Chile y España.

No es la primera vez que Cande disfruta de prestigio internacional. El año pasado en México ganó un concurso de fotografía sobre multiculturalidad, misma que giraba en torno a un foro internacional sobre ese tema. Se hizo un concurso abierto, aunque admite que lo suyo no es la fotografía documental, una tarde se encontró con una imagen hermosa de unos niños, que parecían puestos. Inscribió su foto sin mucha expectativa, pero tres meses después se encontró con un correo y la buena noticia.

 

Constancia es la clave

Siempre se debe ser constante y perseverante pese a lo que digan los demás, como una gotita de agua. No es solo decir que se puede, sino ponerle el máximo empeño, no parar de soñar e ir meta tras meta y nunca estancarse, siempre renovarse.