•  |
  •  |
  • END

Empezó pintando desde pequeña. Con el paso del tiempo estudió arte en la Escuela Nacional de Artes Plásticas y luego ingresó a la Escuela Superior de Arte La ESPORA, en donde lleva ya dos años participando en los cursos, talleres, residencias y exposiciones organizadas en ese periodo. Actualmente Jullissa Moncada es estudiante de la Escuela de Diseño en Upoli en Managua, e instructora de arte de la Escuela de Artes Plásticas GRAFOS.

Por su dominio en las técnicas académicas obtuvo una mención especial en el Concurso “Retratos de Darío 2008”, organizado por el Instituto Nicaragüense de Cultura.

Hoy jueves 25 de septiembre a partir de las 7:00 PM, en Galería Códice, expone su serie pictórica “La manzana no es roja”.

“La obra de Jullissa Moncada evidencia un disfrute del material plástico, como si el gozo pictórico puede salvar la realidad de sus formas degradadas. La manzana no es roja en varios sentidos; el más claro está ligado a que si el referente de la artista es la carne que se tiende en los puestos de los mercados, el resultado artístico tiende a la seducción; se trata de un encuentro que no termina de ahuyentar al espectador con la presencia de lo desagradable; en un sentido muy amplio nos hace cómplices de cierto gusto”, escribió el artista Darwin Andino, curador de la muestra.

En octubre próximo “La manzana no es roja” será presentada también en Wuppertal, Alemania.

En esta ocasión conversamos con la artista Jullissa Moncada para que nos contara un poco acerca de sus motivaciones, influencias e inspiración.

¿Cuáles son los temas en la obra?
“Estoy trabajando, explorando y sintiendo motivos que me molestan, que encuentro a diario en mi vida, que de una u otra manera me están incomodando, como encontrarme en la calle con un hombre que está orinando en cualquier esquina, excremento de perro, hedores con color putrefacto; eso es perturbador para mí. Después encontré las vísceras y junto con las otras cosas que repugno lo recopilé para plasmarlo en el lienzo. Me dejo llevar por la cuestión grotesca y la cosa rica en el proceso de trabajo”.

¿Se hallan influencias en la pintura de Jullissa?
“Soy admiradora, me gusta mucho Kokoschka y aún más el anglo-irlandés Francis Bacon, por la pincelada y las imágenes en sus obras, porque uno se pregunta ¿qué es? ¿qué hay en esa imagen? pero sobre todo por lo grotesco de su trazo; eso me llama poderosamente la atención en este momento”.

Cuando pintas y te encuentras con toda una gama de colores, ¿tienes un color favorito en especial porque lo consideras significativo?
“No específicamente, pero me identifico con el rojo quizás por lo intenso de este color. Lo asocio a la molestia que me produce el hecho que en la calle los hombres te digan obscenidades, lo que me resulta incomodo”.

¿De dónde viene tu inspiración?
“De la inquietud, de la necesidad de explorar, del deseo de decir ‘esto me choca’; son sentimientos en donde la pintura se ha convertido en mí, en el medio donde puedo desahogar ese enojo”.

¿Utilizas emociones, sensaciones, sentimientos al momento de pintar?
“Creo que la sensación se produce más en las personas que aprecian mis pinturas. Los sentimientos de alegría y tristeza también los trabajo, pues mi estado emocional de alguna manera trastoca la creación de mis cuadros”.

¿Cuál es tu lugar favorito para pintar?
“Es mi taller, un espacio que por las noches y las madrugadas se convierte en mi guarida de tranquilidad, que se combina con la soledad; eso me permite crear mis cuadros sintiéndome satisfecha”.

Jullissa Moncada actualmente está trabajando en una serie de pinturas con esta misma temática. Hoy, la carne se ha convertido en su motivación, ya que ese carácter húmedo, suave y rico de la apariencia del material hace gustoso el trabajo de pintar para Moncada. Su pincelada grotesca, la observación del mercado, la calle y los buses, se conjugan y materializan en sus cuadros.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus