•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Había una vez un paisaje muy hermoso, árboles grandes, frondosos y de todo tipo, flores olorosas y de muchos colores; plantas en crecimiento, un río grande, una cascada hermosa y muchos animales.

Todos los animales y plantas gozaban de todo ese hermoso paisaje y vivían muy tranquilamente, pero poco a poco las personas y fábricas grandes elaboradoras de papel fueron influyendo, y poco a poco la hermosura de ese lugar fue disminuyendo y destruyéndose debido a que algunas personas traficaban animales y los vendían a otros países o vendían también plantas de allí; y en cuanto a las fábricas cortaban árboles para elaborar papel.

Así el pobre paisaje que antes era uno de los más hermosos de esa región, se encontraba ya totalmente destruido. Entonces, algunos animales que quedaban vivos aún, decidieron emigrar a otros lugares, pero no podían sin la opinión de algunos animales y así unos cuantos opinaron: -yo creo que deberíamos irnos a otro lugar de inmediato, pues no podemos quedarnos aquí- dijo doña Paloma. -Tal vez podríamos esperar un poco más, hay que tener algo de paciencia- dijo don Armadillo. -Pero no podemos, corremos peligro aquí- dijo doña Iguana.

Y así, se armó un conflicto entre los pocos animales que quedaban, hasta que doña Tortuga intervino y dijo: -yo creo que es mejor que nos vayamos pues como dijo doña Iguana, corremos peligro aquí-. Así una parte de los pocos animales se dividió y se fue por su cuenta, y la otra parte que quería irse de inmediato también se fue por su cuenta.

Mientras caminaban, los animales que querían irse de inmediato iban muy cansados especialmente doña Tortuga que era la más lenta, ella estaba muy cansada. Mientras tanto, los árboles que quedaban en el bosque estaban muy tristes. Pero mientras iban caminando, ellos recapacitaron y se dijeron a ellos mismos: -porque no mejor regresar y ayudar a proteger nuestro paisaje, nuestros amigos árboles están allá y están tristes, debemos ayudarlos-. Ese grupo de animales recapacitó y decidió volver, de igual manera el otro grupo de animales recapacitó y decidió volver a su hogar y renovarlo. Llegando ambos grupos de nuevo a su hogar, el bosque, ambos grupos se perdonaron, pero lo bueno fue que sus amigos árboles se alegraron mucho. Lo primero que hicieron fue recoger la basura, limpiar todo, los animales se ayudaban cordialmente y además de todo, pidieron que se dejara de cortar árboles, de traficar animales, de botar basura y de ensuciar ese río y esa hermosa cascada.

De pronto, de un día para otro, el bosque que había sido por un tiempo muy feo se había vuelto nuevamente uno de los más hermosos de esa región, era más limpio, más colorido, más alegre y era espléndidamente bello.

Los animales estaban contentos, hasta cantaban de alegría, antes solo se escuchaban lamentaciones y ahora se escuchaban los cantos alegres de los pájaros. Siendo así, ahora los animales cuidaban de su hogar y lo amaban mucho y así por siempre los animales cuidaron de allí y algunos animales comían ya cosas que eran saludables y que protegían a otras especies.